logo
Noticias
/ Imagen referencial. Agencia Uno. / Imagen referencial. Agencia Uno.
Noticias 14/04/2021

Inhumana celda de cárcel Santiago Uno provocó sumario en Gendarmería y revisión a nivel nacional de penales

Un informe del Poder Judicial arrojó que los reos de la celda dormían en colchonetas en el suelo, sin luz e inodoro repleto de excremento.

A raíz de una visita del 7º Juzgado de Garantía de Santiago al penal Santiago 1, realizada el 10 de abril, se tomó conocimiento de un informe respecto de las condiciones de habitabilidad de una de sus celdas del Módulo 88.

Frente a ello, Gendarmería ordenó un sumario administrativo para determinar eventuales responsabilidades en las faltas detectadas.

“Se ha ordenado un sumario administrativo y se han tomado una serie de acciones inmediatas para mejorar las condiciones de vida de los imputados afectados”, afirmó el director regional Metropolitano de Gendarmería, coronel Víctor Provoste Torres, explicando además que la Dirección Nacional ordenó realizar un levantamiento a nivel nacional de las condiciones actuales de todos los recintos penales del país, para detectar si hubiera otras situaciones similares.

El coronel agregó que “para resguardar la salud e integridad física de las 6 personas privadas de libertad que habitaban la celda, éstas fueron trasladados a otras dependencias que tienen condiciones de habitabilidad, higiene y seguridad suficientes. Asimismo, se están tomando acciones con los funcionarios del recinto, para reforzar a cabalidad el estricto apego al cumplimiento de los protocolos de salud que incluyen el permanente uso de elementos de protección personal mientras desarrollan sus funciones”.

Además, se tomó contacto con la concesionaria, a través de los canales institucionales, para que se tomen las medidas pertinentes con la mayor urgencia posible; y para restablecer las condiciones de funcionamiento de la celda aludida.

¿Cómo estaba la celda?

El informe del Poder Judicial indica que la celda tiene dos metros de frente y tres metros de largo, no cuenta con luz eléctrica, lavamanos ni ducha.

En el suelo hay colchonetas donde duermen algunos de los reos. El inodoro, en tanto, no funciona ya que está obstruido con excrementos “que casi rebasan sus bordes, por ello, los internos lo han cubierto por plásticos negros, intentando evitar la pestilencia de los excrementos en descomposición”.