logo
Nacional
/ Berdfordshire Live / Berdfordshire Live
Nacional 22/04/2021

Atropellada por un bus y 16 días perdida: la increíble forma en que sobrevivió una gata

Voluntarios en Luton (Gran Bretaña) pusieron afiches para encontrarla. Una vez ubicada, hubo que sacarle un ojo y reconstruirle la mandíbula.

Por : P.P.M.

El 14 de marzo en la ciudad inglesa de Luton, un bus atropelló a una gata. Se trató de un accidente de consideración. Los peatones intentaron atrapar a la felina para poder llevarla al veterinario, porque sus heridas eran al primer vistazo gravísimas. La gata huyó, estuvo perdida y todos pensaron que había muerto.

Pero no. 16 días después fue hallada. Desfigurada pero viva, según publicó el diario Daily Star, tomando un reportaje de Hertfordshire Live.

Según le contaron a esta estación dos funcionarias de la RSPCA (Sociedad Real para la Prevención de la Crueldad contra los Animales), dos personas habían logrado agarrar a la gata, que se llama Trudie, inmediatamente después del accidente, pero se les escapó con rumbo desconocido.

Una de estas mujeres recordó que “fue horrible pensar en ella, con dolor en algún lugar y que necesitara un tratamiento veterinario urgente. Nunca esperábamos que sobreviviera tanto tiempo por su cuenta. Hicimos todo lo posible para encontrarla, pero no se la veía por ningún lado”, dijo.

“Colocamos carteles en la zona. Hicimos llamados en redes sociales y contactamos a todos los veterinarios locales. Pero no había noticias. Con cada día que pasaba las posibilidades de encontrarla con vida se reducían. Estábamos muy preocupados”, añadió.

“Dejamos folletos en hogares y negocios y preguntamos a la gente si la habían visto. Contactamos organizaciones benéficas y centros de rescate locales y trabajamos con Cat Welfare Luton para tratar de localizarla”, dijo sobre todas las diligencias con que buscaron recuperar al animal.

Hallada por un comerciante

Al final, el 30 de marzo el dueño de una tienda vio a la gata en su patio y las llamó. La llevaron al Hospital Veterinario Wood Street, en Londres, donde recibió un tratamiento que le salvó la vida. Trudie no había podido comer durante días debido a las heridas en el rostro.

Tuvieron que sacarle un ojo y hacerle de nuevo la mandíbula. La primera semana la alimentaron con una sonda. Sólo hace poco volvió a comer por su cuenta. Actualmente está en un criadero con otros gatos.