logo
Mundo
 /
Mundo 22/04/2021

Mujer buscaba pareja en redes sociales y terminó estafada por más de $35.000.000

Se trata de una profesora de 53 años que vive cerca de Londres, en el Reino Unido. Atención, porque la estafa se hace en muchos países.

Las redes sociales dan para mucho, entre eso, las estafas. Una profesora de matemáticas lo comprobó de la peor forma.

Eva Kedoula, de 53 años, entró a la aplicación Facebook Dating para buscar pareja. Y ahí encontró a Jesse, de 34 años.

Rápidamente la mujer inició conversaciones constantes con el sujeto a través de la red social. Fueron varias semanas en que conversaron y se “conocieron”, pero sólo a través de la aplicación.

Jesse era un hombre exitoso que trabaja en una firma de inversiones. A poco andar de la relación virtual, el hombre le compartió un enlace de una app donde Eva podría invertir y manejar su dinero. Según Jesse, la mujer se haría rica.

Así funciona

Eva, una mujer divorciada y madre de dos niños, partió invirtiendo US$ 7.000 y prontamente recibió correos de la aplicación señalando grandes ganancias.

Las millonarias cifras que supuestamente había ganado con la app hicieron que la mujer quisiera invertir más e hipotecó su casa. Así acumuló US$50.000, más de $ 35 millones de pesos chilenos, que colocó en la aplicación.

Las ganancias seguían acumulándose, pero la estafa quedó en evidencia cuando Eva trató de sacar el dinero. Ahí la app se negó y por el contrario, la llamaba a invertir más.

“Mordí el anzuelo. Se conectó a mi codicia. Había muchas cosas que lo hacían parecer legítimo. Me hizo pensar que estaba ganando dinero, así que pedí prestado dinero que no tenía para invertir más”, aseguró la mujer al diario Mirror.

Estafa internacional

Kedoula acudió a la policía y ahí quedó en evidencia un complejo modo de estafa que se ha visto en varios países.

La policía británica aseguró que se trata de un tipo de estafa global, que se ha visto en el Reino Unido, China, Japón y América Central. La app funciona con criptomonedas y una red de cuentas bancarias al rededor del mundo.

Las primeras investigaciones en el caso apuntan a direcciones en Hong Kong, sin embargo, las autoridades creen que será muy difícil llegar a los culpables.