logo
Mundo
Federico Ríos/The New York Times / Federico Ríos/The New York Times /
Mundo 05/05/2021

Noche de terror por estallido social en Colombia termina con un bebé fallecido, la quema de cuatro cuarteles y el llamado a nuevas movilizaciones

Las redes sociales se han llenado de testimonios gráficos de la violencia que anoche se vivió en varias ciudades de la nación cafetera.

Otra jornada de terror sumó Colombia la noche de este martes a consecuencia de las manifestaciones por el segundo estallido social del país, en las que se confirmó la quema de cuatro cuarteles policiales, la muerte de un bebé en el municipio de Gachancipá y el llamado de diferentes organizaciones mundiales por los Derechos Humanos para acabar con la violencia desatada en la nación cafetera.

Según consigna la agencia Efe, una turba incendió una estación policial en Bogotá en la que había entre 10 y 15 agentes dentro que escaparon de las llamas, mientras que al menos otros 15 puestos de esa institución fueron blanco de ataques, en una acción que la alcaldesa de la ciudad, Claudia López, calificó de “brutal”.

“Las 22 comisiones de derechos humanos que activamos han estado previniendo y protegiendo abusos a los ciudadanos, pero la escalada violenta de esta noche es brutal”, sañaló en Twitter la autoridad municipal.

Por su parte, RCN Noticias dio cuenta del dramático caso de una madre en trabajo de parto que mientras era trasladada por una ambulancia debió ser atendida en el vehículo ante la imposibilidad de trasladarse hasta el hospital por el ataque de manifestantes, dando como resultado la muerte de su bebé recién nacido. “La paciente empezó a sentir dolores pélvicos, la bebé nació en la ambulancia y falleció en la ambulancia”, relató la médica que acompañaba a la mujer. Dijo que la señora tenía 24 semanas, era un parto prematuro.

La serie de escenas de vandalismo y la respuesta de la policía colombiana en diferentes ciudades del país, llevaron al presidente Iván Duque a criticar los atentados en contra de las fuerzas policiales. “Bogotá sufre esta noche el ataque de criminales organizados que están siendo enfrentados por nuestra fuerza pública. Rechazamos enfáticamente estos atentados contra integrantes de la Policía”, señaló.

La férrea defensa de la autoridad de Gobierno contrasta con la serie de videos y fotos que miles de usuarios colombianos han subido hoy a las redes sociales, donde se muestran crudas imágenes de personas heridas, disparos y perros atropellados en la escalada de violencia.

Ante la violencia desbordada, cuenta Efe, la alcaldesa de Bogotá pidió al ministro de Defensa, Diego Molano, que la fuerza pública “ayude a custodiar” los centros de detención de la Policía donde hay 2.825 personas detenidas para “evitar que pongan en riesgo la vida de los privados de la libertad”.

Según reportes de la Defensoría del Pueblo, las protestas comenzaron el pasado 28 de abril y al día de hoy ya han dejado 19 muertos, una cifra que organizaciones sociales, como la Temblores, elevan hasta 31. Del mismo modo, el organismo denunció la desaparición de al menos 89 personas, de las cuales solo dos han sido encontradas.

El desolador escenario en Bogotá llega en vísperas de otra nueva jornada de protestas convocada por sindicatos y organizaciones sociales contra al política económica del Gobierno.

Aunque la violencia ha sido la constante de las últimas manifestaciones, como informan los medios locales, anoche se sumó el sonido de cacerolazos en Bogotá y hubo actos pacíficos en decenas de lugares donde se reunieron miles de manifestantes para rechazar la represión policial y la violencia en Colombia, donde incluso han participado frailes dominicos que marcharon por las calles de la ciudad con una bandera de Bogotá y un cartel que decía “Ámense los unos a los otros”.