logo
Nacional
/ Instagram / Instagram
Nacional 06/05/2021

“Buen viaje tío Humberto”: la despedida de Leonor Valera para Maturana

La actriz lo conoció cuando niña mientras su padre, Francisco Varela, trabajaba con el Premio Nacional de Ciencias en los 70.

Por : P.P.M.

Leonor Varela se despidió en Instagram de su tío Humberto Maturana. El Premio Nacional de Ciencias falleció a los 92 años y la actriz tiene un vínculo especial con él. Ella es hija de Francisco Varela, con quien Maturana publicó en 1974 un artículo que habla de la autopoiesis, el concepto que lo transformó en un referente internacional de la filosofía y la ciencia.

Por eso, la mañana de este jueves 4, Varela escribió: “Despedimos a un grande. Buen viaje tío Humberto. Gracias por tanta luz y reflexiones compartidas con nosotros”. Eso, acompañado de unas palabras del propio Maturana: “No es cierto que los seres humanos somos seres racionales por excelencia. Somos, como mamíferos, seres emocionales que usamos la razón para justificar u ocultar las emociones en las cuales se dan nuestras acciones”.

Francisco Varela, el padre de Leonor, trabajo con Maturana a comienzos de la década de 1970 en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile. Varela falleció en 2001 y sus cenizas están en el Valle del Elqui.

Recuerdos infantiles

Su hija Leonor también habló la mañana de este jueves con radio Cooperativa y ahí contó que hacía unos seis meses vio por última vez a Maturana.

“A Humberto yo lo conocía de chiquita. Era como el tío Humberto. Desde los ojos de la infancia uno ve cariño, ve una relación estimulante. Era el maestro de mi papá y luego su mentor. Después mi papá tuvo otra carrera, se fue por otros mundos, otros ámbitos y ahí al vivir afuera en el exilio se perdieron un poquito más de vista”, recordó.

Y sobre la última vez que lo vio, en el marco de una reunión de la Fundación Make A Wish, dijo que “fue súper interesante verlo ya grande y comparar la persona que tenía 92 años con el recuerdo de un hombre muchos más ágil y vigoroso, que era el recuerdo que yo tenía de mi infancia. Yo lo sentí bastante apagadito, cansado, siempre lleno de inspiración, de sabiduría”.