logo
Mundo
 /
Mundo 06/05/2021

Exministro de Salud confirma haber sido presionado por Bolsonaro para recomendar la cloroquina en tratamiento del covid-19

Nelson Teich confirmó que su renuncia a la cartera se debió a las presiones para impulsar el uso de un medicamento “sin eficacia comprobada contra el virus”.

Uno de los cuatro exministros de Salud de Brasil durante lo que va de la pandemia de coronavirus, Nelson Teich, confirmó haber recibido presiones de parte del presidente Jair Bolsonaro para recomendar cloroquina para combatir el covid-19 en la política de sanidad pública del país y que esa situación gatilló su precipitada renuncia del Gobierno.

Teich, quien solo estuvo 30 días en la cartera de Salud brasileña, entre abril y mayo del año pasado, compareció ante una comisión del Senado que investiga posibles omisiones del Gobierno de Bolsonaro en el combate de una pandemia que se ha cobrado la vida de más de 411 mil personas en la nación sudamericana.

“Es una cosa pública. Existía un deseo del presidente por hacer eso”, respondió Teich a una pregunta acerca de cuál era el origen de las presiones por el uso de la cloroquina en la red pública, que según explicó fue uno de los principales motivos de su renuncia.

Teich, un oncólogo que sucedió en el cargo al médico y diputado Luiz Henrique Mandetta, fue el segundo de los cuatro titulares de la cartera de Salud que ha tenido el Gobierno desde la irrupción de la pandemia en el país, en febrero de 2020 y que considera además al general Eduardo Pazuello, oficial de ejército sin formación médica; y al cardiólogo Marcelo Queiroga, quien en la jornada de hoy aseguró que “no autorizó el uso de cloroquina” para el tratamiento contra el virus.

Según informó la agencia Efe, Teich explicó ante los senadores que, “además de las presiones por la cloroquina, un antipalúdico sin eficacia comprobada contra el virus, decidió renunciar porque tampoco tuvo la ‘autonomía’ que le había ofrecido Bolsonaro para dirigir el combate a la pandemia, aunque insistió en que ‘la cuestión de la cloroquina fue un factor determinante’, pues era recomendada en forma pública por el propio gobernante, que se amparaba ‘en otros profesionales’ de la salud que sí creían en los supuestos efectos de ese fármaco”.

Del mismo modo, el doctor señaló desconocer los motivos que tuvo Bolsonaro para impulsar tan firmemente un medicamento sin eficacia comprobada, pero explicó que, desde el punto de vista personal y como médico, no podía apoyar que se liberasen medicinas “de forma indebida”.