logo
Nacional
 /
Nacional 06/05/2021

Papá de los tres hermanos que asesinaron a golpes a hombre que robaba en Lo Espejo: “Mis hijos no tienen porqué estar detenidos”

Víctor Concha dice que en la detención ciudadana participaron otras personas. Sus hijos están con prisión preventiva, formalizados por el delito de homicidio.

Convencido en que sus tres hijos no merecen “estar detenidos” por haber participado en la detención ciudadana que acabó con la vida de uno de los tres delincuentes que intentaron robar un automóvil desde su taller mecánico en Lo Espejo, Víctor Concha, entregó detalles respecto del hecho que mantiene con la cautelar de prisión preventiva a los implicados.

Según la investigación que lleva la Fiscalía Metropolitana Sur, la muerte de Cristopher Araneda Muñoz (31 años), un hombre con reiteradas detenciones por robo y hurto, se dio el pasado martes en las cercanías del terminal pesquero de Lo Espejo, en el contexto de un intento de robo frustrado por parte de Hugo Nicolás, Javier Andrés y Juan Pablo Concha Moris, hijos del dueño del taller mecánico, quienes con golpes de pies y de un fierro que llevaba uno de ellos, provocaron una serie de lesiones que terminaron con la vida de Araneda.

“Nosotros los seguimos y los chocamos por detrás, los gallos salieron arrancando. dos se meten a la carretera o cruzan al frente y uno siguió de largo. Los chiquillos lo siguieron, pero casi al llegar a la puerta del terminal pesquero se devolvieron. Hay testigos de que habían otras personas que ya le habían pegado, ya lo habían detenido”, relató el padre de los tres detenidos, quien desligó de responsabilidad a sus hijos, ya que otras personas también participaron en la reducción del delincuente.

“Después que supe que el tipo estaba golpeado, llamé a bomberos, llamé a la ambulancia, llamé a Carabineros al 133, llamé al plan cuadrante y todos esos registros están en mi teléfono”, prosiguió Concha, que insistió en la inocencia de los jóvenes, porque ellos no tenían “la intención de matarlo” y que todo se debió a que “estamos tan asqueados con la delincuencia”.

“Por supuesto que espero que mis hijos recuperen la libertad, ellos son gente buena, no tienen porqué estar ahí”, cerró.