logo
Noticias
 /
Noticias 08/05/2021

Poeta Raúl Zurita: “La muerte de covid es una muerte sin ilusión”

El afamado poeta nacional habló de la muerte en esta época de pandemia, luego que se frustrara su plan de proyectar versos con drones en el cielo de México.

El pieta chileno Raúl Zurita Zurita, premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana el año pasado, acaba de vivir la experiencia de que un poema que iba a brotar de su cabeza se quedó guardado en su imaginación. El viernes 30 de abril iba a plasmar nuevos versos en el cielo nocturno de Ciudad de México, con la ayuda de una decena de drones iluminados, pero el evento tuvo que cancelarse por un problema de permisos.

Hay poemas que siempre se quedarán en la imaginación y hay otros que se escaparán de ella: son dos lecciones que el poeta chileno Raúl Zurita tiene muy claras. En los años setenta, Zurita aún era un desconocido en el mundo de las letras internacionales, sobrevivía a la dictadura de Pinochet y vivía con un sueño irrealizable: plasmar sus versos en el cielo, cuenta el diario El País de España.

Aquel sueño se materializó en 1982, cuando un grupo de cinco aviones plasmaron en el cielo azul de Nueva York algunos de sus versos. “Mi Dios es hambre / Mi Dios es nieve”, empezaba el poema celeste. ”Mi Dios es no”, agrega.

Poema sobre la muerte de Dios

Zurita es un poeta performer, el que ha plasmado sus versos en el desierto del Atacama en los años más difíciles de la dictadura (“Ni pena ni miedo”), o el que los grita en un concierto de rock hace tres años (”Canto a su amor desaparecido”). Zurita dio una entrevista a El País sobre su nuevo poema que trata la muerte de Dios, un réquiem que sus lectores sólo podrán imaginar en el amplio cielo de México. Dios ha muerto, solo, y nadie pudo ir al entierro.

¿En qué consistía el proyecto de ilustrar un poema en el cielo de México?, le pregunta el medio español al premiado poeta nacional.

Fue una invitación que me hicieron de la UNAM para la gran Fiesta del Libro y de la Rosa. Teníamos una idea genial, de hacer poemas en el cielo, pero de noche. A mí me fascinó la idea, me conmovió mucho, por el momento humano que estamos pasando. Yo en esa noche, en la ciudad más poblada y más grande del mundo, me imaginé estos poemas como una especie de llanto, casi una letanía por esta especie de abandono. No soy especialmente religioso, y quería hablar de una ausencia radical de Dios. Este profundo desamparo al que estamos sometidos nosotros, cada uno, en el que la muerte es una muerte sin ilusión, la muerte de covid”, expresa.

Y agrega que “una muerte que te toma solo, te mueres solo, te mueres sin nadie, sin un ser querido, nada. Creo que la muerte puede ser una ilusión, porque todo el mundo se imagina cómo le gustaría morir en un momento dado. Pero esta muerte silenciosa, solitaria, es una imagen bastante desoladora, tremenda. Están las personas que están atendiéndote en el Hospital, pero independiente de eso, no es tu madre, no es tu hermana, no es tu hijo, no es tu mujer, no es tu marido, no es tu abuela. Estás solo. Entonces, cuando se hablaba de enterrar a Dios o de la muerte de Dios, creo que nunca se ha sentido más presente que ahora. Ahora no hay nada.

Al final de la entrevista, Zurita revela los versos que plasmaría con los drones en su fallido proyecto:

Mi Dios no despierta,

Mi Dios no quiere,

Mi Dios no siente,

Mi Dios no sangra,

Mi Dios no viene,

Mi Dios no es”.