logo
Nacional
/ Comercio viñamarino realizó "última cena" en modo de protesta. Aton Chile / Comercio viñamarino realizó "última cena" en modo de protesta. Aton Chile
Nacional 08/05/2021

“La última cena”: la llamativa protesta del turismo viñamarino por falta de ayudas

El motivo de la protesta, denominada “última cena”, tiene su raíz en la aguda crisis económica que afecta hace meses al sector.

Durante la jornada de hoy, representantes de la Cámara de Comercio y Turismo de Viña del Mar, además del Boulevard San Martín y del barrio Poniente de la ciudad jardín, realizaron una vistosa y alegórica manifestación en la Avenida San Martín de la urbe viñamarina, a la cual denominaron la “ultima cena” del sector gastrónomo y turístico. 

El motivo de la protesta, tiene su raíz en la aguda crisis económica del sector, propugnada por las extensas cuarentenas por las que ha pasado la comuna en los últimos meses, además de demostrar la molestia ante las autoridades comunales y de Gobierno referentes a una exigua preocupación y apoyo de la industria. 

En la manifestación, los representantes gastronómicos dispusieron un mesón, preparado para una cena que en las pizarras ostentaba un menú con las palabras “Cesantía”, “Deudas”, “Desactivación” y “Patentes”, ironizando con la merma de ingresos que han mostrado los locales del polo gastronómico y turístico de Viña producto de la pandemia del covid-19. 

“Hoy estamos con un nivel de un pánico empresarial con una incertidumbre enorme respecto a si son viables los negocios, porque la verdad es que las cuarentenas, de casi quince meses sin ningún ingreso de caja, nos significa que tenemos compromisos que están inmersos en la operación, como las imposiciones, los arriendos y cosas que esta industria no dan para más”, afirmó el presidente de la Cámara de Comercio y Turismo de Viña del Mar, Rodrigo Rosas, quien aventuró un negativo escenario para la mayoría de los emprendedores de la ciudad. 

“No hay ninguna posibilidad de que aguantemos un mes más. Estamos hoy en default, en cesión de pagos. El círculo virtuoso que significa esta economía está en el suelo. Hoy solicitamos pasar a la fase 2 urgente, porque tenemos empleo, más de 25 mil empleos en suspensión, hemos perdido 5 mil personas que ya están desvinculadas por un tema económico”, manifestó Rosas, agregando que hasta la fecha, “lamentablemente la autoridad no ha dado facilidades para poder seguir, porque todos los programas de la Corfo, Sercotec, con letra chica, no han permitido levantar a miles de empresas. Los bancos con su visión de negocios, naturalmente, miden riesgos, y esos están inmersos en los restaurantes, negocios turísticos y hotelería, que no han tenido apoyo real”. 

Por su parte, la representante de Boulevard San Martín, Geraldine Constanzo, manifestó que también la protesta se enmarca en solicitar el término de la modalidad obligada de delivery para los locales gastronómicos, dado a que existe una desigualdad en la competencia con locales que son especialmente dedicados a eso. 

“El modelo de delivery no nos sirve, ya que nuestro modelo de negocios es otro. Debemos tener toda una infraestructura. Un modelo de negocios de delivery es un local que fue arrendado para eso, con bajo costo, con poca gente y metros reducidos. Por nuestra parte, tenemos que tener toda una infraestructura para poder operar y cumplir con los protocolos”, sostuvo, afirmando que “el delivery nos da más o menos de un 10% o 15% de la venta que podríamos tener si estuviéramos abiertos. Incluso, en fase 2 con aforos reducidos y todo”. 

Referente a cómo ha podido mantener su negocio a flote, la emprendedora manifestó que “toda la gente estuvo suspendida y después los pude reactivar a algunos pocos. El problema es que si cambiamos de fase y ya no sabemos que hacer, porque si los suspendes y después pasas de fase necesitas a tu gente. Aparte, muchas familias dependen de uno”. 

En tanto, Javier Álvarez, presidente de la asociación gastronómica de Viña del Mar “Barrio Poniente”, sostuvo que “nosotros queremos demostrar el descontento que estamos viviendo como locatarios. Desde un principio de la pandemia hemos estado comprometidos con el cumplimiento de los protocolos sanitarios, los hemos cumplido, hemos invertido tiempo y recursos para poder implementarlos en los locales, y hoy no llegan ni las ayudas ni los bonos”. 

“Cada vez son más pymes las que caen, vamos cerrando, y como dice la cámara de comercio, estamos convencidos de que las cuarentenas no sirven como se están aplicando. Ya llevamos un año aprendiendo de esto, y nosotros no somos un polo de contagio”, agregó.