logo
Nacional
 /
Nacional 24/05/2021

CLC se querella contra exgerente por permitir el ingreso de más pacientes por covid-19 de los acordados con Fonasa

Acusan a Fredy Jacial de haber dañado el patrimonio de la clínica privada en $8.598 millones por superar el límite de camas críticas para enfermos.

La administración de la Clínica Las Condes (CLC) presentó una querella por ocho mil 598 millones de pesos en contra de su exgerente general, Fredy Jacial por el delito de “administración desleal” al recibir demasiados pacientes enfermos de covid-19 provenientes de Fonasa.

Según informó en su edición de esta tarde el diario La Segunda, el motivo de la querella se fundamenta en que Jacial “habría permitido que la clínica recibiera más pacientes de los que Fonasa exigió durante los momentos más álgidos de la crisis sanitaria del covid-19, y que habría firmado sin conocimiento del directorio una declaración de aceptación de los términos de referencia del mecanismo de pago establecido por Fonasa”.

Esta no es la primera acción judicial que lleva adelante la clínica privada en contra de alguno de sus exdirectivos, ya que anteriormente requirió en tribunales a Jaime Hagel, quien dejó su cargo de gerente general a inicios del año pasado.

En la querella contra el hombre de confianza del presidente del directorio de CLC, Alejandro Gil, se indica que Jacial dio más accesos a camas críticas a los pacientes que el sistema de salud público había indicado en abril del año pasado, cuando “el Ministerio de Salud, a través del Sistema de Unidad de Gestión Centralizada de Camas Críticas (UGCC), instruyó a las clínicas privadas a instalar un número de camas críticas fijas para recibir pacientes derivados por Fonasa, y que durante los meses que le siguieron, le pidió constantemente al sector privado ir aumentando este número a medida que los contagios del virus aumentaban y el sistema de salud capitalino iba llegando a su límite”.

La clínica apunta a que en ese momento el exdirectivo superó con largueza las 64 camas críticas que había establecido el Minsal para dicho establecimiento, del 9 de junio de 2020, a un número que -según indica la querella- le significó a la clínica privada grandes pérdidas a su patrimonio ya que el costo de sus tratamientos superaban a los pagos que Fonasa realizaba por cada uno de sus afiliados y que para CLC se traducen en poco menos de 8.600 millones de pesos.

Con todo, indica La Segunda, la presentación en contra de Jacial plantea dudas entre los cercanos al exejecutivo de la clínica, quien frente a la “encrucijada por la que atravesaba el sistema de salud nacional”, no podía dejar sin atención a los pacientes en medio de la crisis sanitaria por la pandemia.

“¿Qué iba a hacer Jacial cuando los pacientes llegaran a la clínica? Si de hecho la clínica tuvo 50 pacientes más de los que le correspondía, significaba que tenía capacidad para esos 50 pacientes y que tenía que recibirlos en esa situación crítica”, argumentó la fuente.