logo
Nacional
La madre, Rocio Lamich / La madre, Rocio Lamich /
Nacional 04/06/2021

Madre a punto de ser intubada por covid grabó videos a su guagua

La madre estuvo varios días en coma en el Hospital de Antofagasta. Ella y su hijo de un año y ocho meses se contagiaron en la casa.

Por : P.P.M.

Una madre de un niño de un año y ocho meses decidió grabarle unos videos para que supiera quién habría sido ella. Esto, porque la madre, Rocío Lamich, de 40 años, sería intubada en el Hospital de Antofagasta por el agravamiento de su cuadro de coronavirus.

Según publicó Las Últimas Noticias, la mujer luchó entre la vida y la muerte por varios días antes de recuperarse. Los videos los hizo pensando en que existía la posibilidad de que no fuera así. Cosmetóloga de profesión, estuvo dos semanas en coma.

Todo partió el 2 de abril: su asesora del hogar llegó a trabajar con síntomas de resfrío. A los dos días, ella y su hijo tuvieron problemas de salud, pero la más afectada fue ella. “Me quedé sola con mi hijo en cuarentena, porque soy mamá soltera. Por suerte, él sólo tuvo un poco de fiebre. Después empecé con síntomas más fuertes, dolor de cabeza, de cuerpo, diarreas y hasta vómitos con sangre”, relató.

El 13 de abril la internaron y tres días después le dijeron que la intubarían. “Llamé a mis hermanos para despedirme y decirles qué debían hacer con mi hijo, mi casa, mi salón y todos mis bienes en caso que no despertara. También le dejé videos a mi bebé para que los viera cuando grande, y le mandé muchos audios a mi abogada, para que todo quedara en orden”, dijo.

“Me puse en modo sobrevivencia. No tenía ganas de llorar, sólo pensar rápido en el futuro de mi hijo. Mi deseo era que mi bebé se quedara a cargo de mi hermano y cuñada”, añadió Rocío. “También dejé las claves de mi celular para que mi hijo tuviera acceso a las fotos de nosotros, para que tuviera recuerdos de su mamá. Lo cuento y me da escalofríos”, dijo.

Madre dos semanas en coma

Pasó dos semanas en coma. Despertó a finales de abril. Tenía la laringe dañada. “Los pronósticos eran malos. Los médicos le dijeron a mi familia que quizás tardaría más de dos años en recuperar el habla, que iba a necesitar una cirugía reconstructiva, porque mi laringe y cuerdas vocales estaban laceradas”, dijo.

“Cuando me sacaron el tubo de la tráquea pude hablar levemente y pude comer. Estaba muy feliz de comer”, dijo. En cuanto a los videos, comentó que ha visto algunos y le afectaron mucho. “A mi hijo le decía que recordara siempre que él era un niño inteligente, bondadoso, que le hiciera caso a su abuela y tíos. Básicamente le di consejos para que fuera una buena persona”.