logo
Mundo
 /
Mundo 07/06/2021

Argentino que perdió a sus padres por covid-19 y a su abuela y una amiga este año, se recuperó de coronavirus: “Ni yo sé cómo sigo en pie”

Matías Salemme conmovió en redes sociales con su historia, la que usó para generar conciencia en la tarea de bajar los contagios en su país.

Argentina se conmovió ayer con la historia de Matías Salemme, un empresario gastronómico de la ciudad de Córdoba y productor artístico en el Festival Mionca de 37 años, quien en menos de un año ha sufrido en carne propia los estragos de la pandemia de covid-19, que en octubre del año pasado lo dejó sin sus padres, ambos doctores y lo tuvo a él al borde la muerte.

Como si eso fuera poco, Salemme relató en un tuit publicado este domingo en su cuenta de Twitter lo trágico que ha sido este último año para él, ya que además de la muerte de sus padres, Gustavo Salemme (67 años) y Adriana Cheble (62 años), vio fallecer a una amiga y a su abuela a los 98 años, periodo en el que además se contagió de dengue y sufrió de una neumonía bilateral producto del covid-19 que lo mantuvo por 21 días a un paso de la muerte.

“En menos de un año, se me murió mi mamá y mi papá (ambos médicos por covid-19), mi abuela, una amiga, tuve dengue, tuve covid-19 y después de 21 días y una neumonía bilateral me acaban de dar el alta. Ni yo sé cómo sigo en pie, pero tengo muchas ganas de seguir viviendo y haciendo”, señaló Matías, quien en el diario La Voz de Córdoba explicó que su abuela, por suerte, falleció en paz producto de su avanzada edad y no por el virus.

“Más allá de lo que cada uno crea sobre esta pandemia, la cuarentena, el gobierno, las estrategias o las medidas, lo único real, concreto y objetivo es que el virus existe y mata. Si no tomamos consciencia real de esto y no empezamos a actuar con responsabilidad social, va a ser muy difícil salir. Seamos conscientes y nos cuidemos a nosotros mismos y al otro. Que los después no nos hagan olvidar los ahora porque este virus no perdona. Respetemos los protocolos, rechacemos lo clandestino, hagamos las cosas bien así salimos más rápido de esta. Ayudemos desde nuestro lugar a tantos médicos que están dejando la vida por nosotros, se la hagamos un poco más fácil. Nos cuidemos, no es tan difícil”, había indicado en su tiempo el joven, justo cuando vio partir a sus padres producto de la pandemia.

Ya recuperado, aunque con “una trombosis en la pierna derecha como secuela”, el empresario gastronómico explicó al medio argentino que su texto no busca generar pena entre sus seguidores, sino más ser un llamado a seguir adelante y ser responsable con uno mismo y con los demás en el control de la pandemia. “Ni yo sé cómo sigo en pie”, señaló.