Nacional

Tottus de El Bosque despide a guardia por haber discriminado a una mujer por su orientación sexual

La cadena de supermercados abrió una investigación que acabó con la baja del funcionario tras la denuncia que una joven realizó en el Movilh.

Un guardia del Tottus de la comuna de El Bosque fue despedido este mes por la cadena de supermercados luego de confirmarse que discriminó a una clienta por su orientación sexual y expresión de género.

La baja del funcionario de la cadena de supermercados se dio inmediatamente después de sucedidos los hechos en contra de una joven lesbiana de 21 años, quien fue denostada por los guardias al ingresar al recinto, un caso que fue tomado por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) para dar cuenta en su sitio web de un nuevo trato discriminatorio hacia las minorías sexuales en el país.

«(Esta situación es) abiertamente contraria a nuestros valores como empresa y a la conducta que esperamos de todos quienes colaboran en nuestra empresa, y nos indignan. El respeto de la dignidad y los derechos todas las personas es una prioridad en nuestra empresa», aclaró la empresa, que además de «repudiar los comentarios, tratos y actitudes en que habría incurrido el colaborador externo de seguridad», informaron que de la investigación realizada por ellos el día del hecho se decidió el «alejamiento inmediato de nuestra empresa del guardia de seguridad externo, entre otras medidas».

«El mismo día, tan pronto tomamos conocimiento de la situación vivida por una clienta por parte de un guardia externo que prestaba servicios en el local, en relación a su orientación sexual y expresión de género, iniciamos una investigación sobre los hechos relatados por ella. Esto, entre otras medidas, culminó con el alejamiento inmediato del guardia de seguridad externo de nuestra empresa», explicaron.

Trato discriminatorio

Por su parte, el Movilh aseguró que el episodio sufrido por la mujer fue un claro caso de «acoso lesbofóbico» al llegar junto a su tía y dos primos hasta el local de Tottus, donde fue hostigada por dos guardias al presentar su documentación.

En el testimonio presentado en la publicación, uno de los guardias inició el hostigamiento en el preciso momento en que le pidió los documentos a la joven.

«Al entrar al supermercado, el guardia me pidió el permiso. Se quedó por bastante rato mirando el permiso, observándome de pies a cabeza, pero sin mirarme a los ojos. De la nada me dijo ‘¿Angélica?, ¿es broma esta hueá?’. Le aclaré, ‘Sí, soy mujer’. No podía creer la burla y humillación que estaba viviendo delante de la gente de la fila y de mi familia. No encontré mejor forma que decirle ‘¿Qué?, ¿quieres que te muestre las tetas para mostrarte que soy mujer?’. Entonces el guardia comenzó a descalificarme a viva voz», expuso la joven, quien quedó afectada ante la ofensiva respuesta del guardia. «Qué asco, no, voy a vomitar».

En el relato la discriminada agregó que el guardia además fue grosero con sus familiares, al amenazar a uno de sus primos y decirle a su tía que se comportaba así porque «es 2021, si es mujer debe comportarse como mujer». También le dijo a la prima de la mujer que «no importa que sea mujer, igual le pego y agarro a palos».

En el momento que el guardia se percató que había sido denunciado ante Carabineros, que sólo consiguieron que el supermercado les diera el nombre de uno de los agresores, el acusado «al ver la situación y la gente que venía a pedirle sus datos con Carabineros, se escondió y no quiso salir. Por esto Carabineros tuvo que entrar. El guardia se defendió diciendo que yo me había levantado la polera y le había mostrado las tetas, cosa que nunca fue porque me saqué el polerón para que la gente pudiera ver que tenía tetas porque andaba con una polera blanca y sostenes negros. Mi tía al escuchar esto de parte del guardia, lo desmiente, señalando que al revisar cámaras cualquiera podría darse cuenta de que en ningún momento quise mostrarlas ya que para mí no son algo que presumir», señaló la joven que al llegar de regreso a su hogar sufrió una descompensación.

«Fue tanto que al llegar a mi casa me descompensé y me dio una crisis de pánico, ya que no sé como es posible que en 2021 sigamos viviendo esto. En todo momento me preguntó cómo una persona así puede ser la cara visible de un supermercado si la tolerancia y respeto que tiene a los que somos o sentimos diferentes es totalmente nula. Nadie elije ser como es, sólo se siente, y a mí me costó mucho asumirme y llegar donde estoy para que un ‘hombre’ -porque así se define-, me venga a decir lo que soy y no soy», puntualizó.

Tags

Lo Último


Te recomendamos