logo
Nacional
Instagram @fernandahansenr / Instagram @fernandahansenr /
Nacional 16/06/2021

“Yo quería a mi guagüita, la estaba esperando”: Fernanda Hansen habla sobre sus tres pérdidas durante el embarazo

Fernanda Hansen es una de las principales impulsoras de la Ley Dominga, iniciativa que busca un protocolo universal para que el personal de salud sepa cómo tratar un caso de muerte perinatal a la madre y a su familia en la integridad

Fernanda Hansen ha sido una de las personas que más ha apoyado el proyecto de Ley Dominga, el cual fue aprobado el martes por el Senado y el cual busca que busca exista un protocolo universal en el personal de salud de todas las instituciones con las madres que sufran muerte gestacional.

En conversación con Meganoticias, la periodista conversó sobre las tres pérdidas que ha sufrido durante el embarazo.

“A los 3 meses, diagnóstico: incompatible con la vida. Mi hija no tenía ninguna posibilidad de vivir. Era una niñita: Alma”, inició en su relato.

La pequeña era la luz de esperanza para la periodista, luego que otros dos embarazos tampoco llegaran a término.

“Puedes esperar a perderlo naturalmente o puedes practicarte un legrado y como era mi primera pérdida entré en el número estadístico. Una de cada cuatro mujeres pierde un hijo, entonces si me lo están poniendo como algo súper normal, no tengo derecho a llorar, no tengo derecho a sufrir, siendo que por dentro estaba devastada. Yo quería a mi guagüita, la estaba esperando”, señaló en torno a su primera pérdida gestacional.

Fernanda Hansen afirmó que tras enfrentar esta situación en tres oportunidades, al comienzo normalizó la conducta de los médicos, pero luego sintió que algo no calzaba.

En ese sentido, indicó que “la primera cosa que me llama la atención es el hecho de que uno está con una pena muy profunda, pero estás en el Departamento de Maternidad escuchando como guagüitas nacen”.

En ese punto, señaló que “en la cultura actual te dicen hasta los tres meses no cuentes. Siento que es un incentivo para seguir silenciando una realidad de muchas mujeres, porque como no cuentas no tienes a quien contarle que la perdiste por lo tanto no tienes con quien sostenerte para llorarla, cuando todo un círculo familiar está afectado”.

“Uno está en un momento muy vulnerable donde no está preguntando los trámites ni nada”, agregó.

Por último, Fernanda Hansen relató que “a mí me pasó llegar y decirle a mi jefe: ‘hola jefe estoy esperando guagüita, pero no te había contado porque no se puede hasta los tres meses. Perdí mi guagua. ¿Qué hago? ¿Me puedo ir?’. Me dio vergüenza, me dio pudor, fue tanto mi no saber que fui a trabajar abortando, y cada cierto rato tenía que ir al baño a ver cómo se me estaba cayendo un pedazo de mi vida, y teniendo que disimular porque es una realidad invisibilizada”.

Cabe mencionar que la Ley Dominga fue impulsada por la senadora RN Marcela Sabat, quien también perdió un hijo en gestación, y su nombre es en honor a la hija de casi nueve meses que perdió Aracelly Brito.

La menor iba a nacer durante la pandemia y de acuerdo a todos los exámenes se encontraba sana y sin problema, pero algo resultó mal antes de tiempo.

“Voy al baño y estaba perdiendo como líquido, así que nos fuimos de inmediato a la clínica y cuando llegué me hicieron entrar sola y la Dominga no tenía latidos”, señaló Brito.

“A la Dominga ni siquiera le pusieron su nombre. Le pusieron cuánto pesó, cuánto midió, hija de, femenino, en un papel todo ordinario, una hoja blanca, pero que igual la guardé porque es lo único que tengo. No le pusieron pulsera”, expresó.

“La forma indigna en la que nos entregan a nuestros hijos, en cajas de plástico, en bolsas de basura, en cajas de guantes”, concluyó Brito.