Noticias

Covid, política, calor y medallas en bandeja: la otra cara de los Juegos Olímpicos

La otra cara de los Juegos Olímpicos de Tokio, amenazados por una pandemia que ya dejó al margen a muchos deportistas a causa de los contagios.

En pocas horas, los temas políticos, la pandemia y el sofocante calor hicieron mella en las competencias de esta atípica experiencia olímpica de los Juegos.

La tiradora china Yang Qian, al menos, apuntó al oro para proclamarse la primera campeona de Tokio 2020.

Yang rebasó a la rusa Anastasia Galashina para llevarse la primera medalla dorada de los Juegos en la modalidad de carabina de aire a 10 metros.

“Es increíble verme aquí», dijo Yang. “Estaba muy nerviosa. Fue una competición muy reñida, pero estoy súper feliz por ser la ganadora”.

El presidente del COI, Thomas Bach, se encargó de presentar la medalla en una bandeja, parte de los protocolos sanitarios que imperan en esta cita que se retrasó un año por la pandemia.

En Tokio se compite sin público, pero los atletas no parecen arredrarse por una atmósfera sin la adrenalina que aportan los vítores de los espectadores.

El ciclista ecuatoriano Richard Carapaz podrá irse de Japón como uno de los pocos afortunados que sintió de cerca el calor de la gente.

Carapaz hizo valer su apodo de la “Locomotora”. A cinco kilómetros de la meta en un circuito de carreras de automovilismo, lanzó un demoledor ataque para proclamarse campeón de la prueba de ruta. Es la segunda medalla de oro de Ecuador en unos Juegos Olímpicos.

A más de dos horas de Tokio, el circuito de Fuji es uno de los escasos escenarios de los Juegos donde sí hay público.

Los que acudieron ni se inmutaron con el sol abrasador del verano japonés, presentándose desde muy temprano para encontrar sitio para ver de cerca a los corredores.

Acabaron presenciando la gesta de Carapaz, campeón del Giro de Italia en 2019. “No tiene comparación. Es lo mejor que me ha pasado en mi vida”, dijo Carapaz. “En mi país estarán locos por esto”.

Los latinoamericano en los Juegos

Ecuador no fue el único país latinoamericano que abrió su cuenta de medallas.

En una prueba que debutó en el programa olímpico, los mexicanos Alejandra Valencia y Luis Álvarez se llevaron el bronce en la prueba mixta de tiro con arco.

Campeona en los Juegos de Río 2016, la judoka argentina Paula Pareto disputó en Tokio el último capítulo de su carrera. Pero no fue el final soñado: mermada por una dolencia en el codo izquierdo, la médica de 35 años perdió en el repechaje de la división de 48 kilogramos.

“Pido perdón por no hacerlos tan felices como en Río”, dijo Pareto, quien al regresar a la Villa Olímpica fue recibida con una calle de honor de sus compatriotas.

El fantasma del covid-19

La primera prueba del vóleibol de playa fue cancelada por el positivo de una jugadora checa por COVID-19: Markéta Sluková, cuyo resultado en el control fue detectado a inicios de semana.

La delegación checa se ha visto remecida por el coronavirus, con tres de sus atletas dando positivo tras arribar a Japón. Investigan si el brote tiene que ver con su vuelo fletado a Tokio.

Tags

Lo Último


Te recomendamos