Mundo

¿Se imaginan un terremoto de casi una hora y media? Así fue el sismo que sacudió a Marte el 18 de septiembre

Además se registraron otros dos grandes sismos en el planeta rojo, el 25 de marzo, todos detectados por la misión Insight.

La misión Insight de la NASA registra tres grandes terremotos en Marte

El 18 de septiembre, el módulo de aterrizaje InSight de la NASA celebró su día marciano número 1.000, midiendo uno de los terremotos más grandes y duraderos que haya detectado la misión.

Se estima que el temblor fue de una magnitud aproximada de 4,2 y su sacudida se prolongó durante casi una hora y media.

Este es el tercer gran terremoto que InSight detectó en un mes: el 25 de agosto, el sismómetro de la misión detectó dos terremotos de magnitud 4,2 y 4,1.

A modo de comparación, un terremoto de magnitud 4,2 tiene cinco veces la energía del poseedor del récord anterior de la misión, un terremoto de magnitud 3,7 detectado en 2019.

La misión estudia las ondas sísmicas para aprender más sobre el interior de Marte.

Las ondas cambian a medida que viajan a través de la corteza, el manto y el núcleo de un planeta, lo que proporciona a los científicos una forma de mirar profundamente por debajo de la superficie.

La enseñanza

Lo que aprendan puede arrojar luz sobre cómo se forman todos los mundos rocosos, incluida la Tierra y su Luna, informa la NASA.

Es posible que los terremotos no se hubieran detectado si la misión no hubiera tomado medidas a principios de año, ya que la órbita altamente elíptica de Marte lo alejó más del Sol.

Las temperaturas más bajas obligaron a la nave espacial a depender más de sus calentadores para mantenerse caliente; eso, además de la acumulación de polvo en los paneles solares de InSight, ha reducido los niveles de potencia del módulo de aterrizaje, lo que requiere la misión de conservar energía apagando temporalmente ciertos instrumentos.

El equipo logró mantener encendido el sismómetro adoptando un enfoque contrario a la intuición: utilizaron el brazo robótico de InSight para hacer escurrir arena cerca de un panel solar con la esperanza de que, a medida que las ráfagas de viento lo llevaran a través del panel, los gránulos barrieran parte del polvo.

El plan funcionó y, a lo largo de varias actividades de limpieza del polvo, el equipo vio que los niveles de energía se mantenían bastante estables.

Ahora que Marte se está acercando al Sol una vez más, la energía está comenzando a aumentar lentamente.

Tags

Lo Último


Te recomendamos