Ruta Patrimonial: Archipiélago Juan Fernández

Por

El Ministerio de Bienes Nacionales creó la Ruta Patrimonial Archipiélago Juan Fernández, la cual en 17 kilómetros atraviesa la enorme biodiversidad de este llamado edén flotante que permite la existencia de especies únicas en el planeta y une los extremos norte y sur de la isla Robinson Crusoe.

Al recorrerla, los visitantes se internarán en los tesoros históricos del legado de San Juan Bautista en los episodios de la colonización isleña y podrán disfrutar de la singular belleza natural de los islotes aledaños, su fauna marina y las bondades de la pesca, junto a la hospitalidad de sus habitantes.

La isla posee una flora y fauna endémica entre las que destacan el picaflor rojo de Juan Fernández, el cachudito y especies marinas como el lobo de mar de pelo fino y la langosta, principal recurso que sustenta la economía de la isla. La flora destaca por conformar 126 especies endémicas, junto a 53 tipos diferentes de helechos, los que acompañan cada paisaje y rincón de la isla.

La ministra de Bienes Nacionales, Catalina Parot, invita a recorrer esta Ruta emplazada en uno de los ecosistemas más singulares del planeta, declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco en 1977.

La Ruta Patrimonial

Esta Ruta se divide en cuatro tramos. El primero de ellos se denomina “El legado de San Juan Bautista” y comienza en el Valle de Lord Anson, ubicado en el extremo oriente del poblado San Juan Bautista. Se dice que en este valle el corsario inglés Lord Anson descansó con su tripulación el año 1740 para abastecer su navío y recuperar a sus hombres. Parada que fue aprovechada también para describir el entorno y generar las primeras investigaciones botánicas y cartográficas de la isla.

El tramo dos de esta Ruta lleva por nombre “Por el Sotavento” y contempla entre sus hitos la Casa de la Cultura Alfredo de Rodt. Allí se encuentra una de las fuentes de interés histórico donde más información podemos recopilar sobre la historia del archipiélago. En este lugar funciona la biblioteca pública, un salón de exposición audiovisual, una muestra al aire libre de piezas bélicas y navales de la Primera y Segunda Guerra Mundial  y reliquias de antiguos colonos, entre otras piezas.

El tramo tres de esta Ruta se denomina “Por el Barlovento” y se inicia en la caleta San Juan Bautista. Uno de sus hitos es el Puerto Inglés, escenario natural dominado por los 650 metros de altura del Cerro Alto. En este lugar se puede apreciar una cueva, que según la leyenda, albergó a Alejandro Selkirk. También fue utilizada por corsarios y piratas como refugio.

Finalmente el tramo cuatro de esta Ruta conocido como “Entendiendo a Robinson Crusoe”, permite observar una mayor presencia y diversidad de especies endémicas y nativas ya que se está en el bosque original de la isla.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo