Tips para superar con éxito el primer día de trabajo

Por

¿Cómo será mi jefe? ¿Me llevaré bien con mis compañeros? ¿Aprenderé rápido? El primer día de trabajo puede ser una experiencia difícil y estresante.  El proceso de postulación ya es complicado y un desafío, pero cuando sabemos que conseguimos lo que queríamos, es inevitable preguntarse cosas sobre el futuro.

Por esta razón la empresa de Recursos Humanos Adecco creó las 10 normas básicas que todo principiante debe seguir si quiere triunfar en su primer día La autoconfianza, prudencia, paciencia y entusiasmo serían los factores claves si se quiere comenzar con un buen pie este proceso.

1. Ten confianza en ti mismo: Ya te han seleccionado, eso significa que tus características se adaptan al perfil que la empresa necesita. Repasa mentalmente tus fortalezas y debilidades, esto te ayudará a saber de lo que eres capaz. Si tienes seguridad en ti mismo, las personas de tu alrededor lo notarán y confiarán en tus habilidades.

2. Infórmate sobre la empresa: Pregunta a tus contactos o visita la página web de la compañía. Trata de conocer algo de su historia, así como su estructura y funcionamiento.

3. Sé puntual: Procura llegar algunos minutos antes de la hora de inicio, ya que estarás lo suficientemente intranquilo como para que un retraso te convierta en un atado de nervios. En los siguientes días comprobarás si el personal cumple estrictamente el horario o si existe flexibilidad en este sentido y podrás adaptarte a lo que hagan los demás.

4. Toma nota de los datos importantes: Lleva un cuaderno y un lápiz. Toma nota de todos aquellos datos que puedas necesitar: claves, instrucciones, horarios, etc. No tengas inconveniente en preguntar las dudas que tengas, aunque con moderación, no necesitas saberlo todo en un día.

5. La primera impresión es fundamental: El lenguaje corporal, la forma de expresarnos y la vestimenta que llevamos son determinantes. Nuestra mejor tarjeta es la sonrisa, que nunca debe parecer forzada. Al expresarnos, debemos ser educados, prudentes, amables, seguros.

6. Conoce tu entorno laboral: Trata de memorizar los nombres de las personas con las que a partir de ahora tratarás diariamente: tu jefe y tus compañeros directos. Ubica tu  puesto de trabajo y los lugares que frecuentarás: la oficina de tu superior, el lugar donde se encuentran las impresoras y fotocopiadoras, la cafetería, los servicios, etc.

7. Únete al grupo de forma natural: Las relaciones profesionales necesitan su tiempo, no es necesario forzar la situación, tus compañeros acabarán integrándote en su grupo. Si participas en alguna reunión sé prudente, escucha con atención y no hables demasiado. Participa sólo cuando tengas algo interesante que aportar, así tu criterio será respetado desde el principio.

8. Fíjate en lo que hacen los demás: Sigue el ejemplo de tus compañeros a la hora de comportarte, observa factores como la forma en que se dirigen al jefe, si el ambiente es serio o no, o si se come en la oficina o fuera.

9. Muestra tu predisposición a aprender: Muestra tu interés por los detalles del cargo, por la estrategia y los objetivos de la empresa. Si transmites tu optimismo y entusiasmo ante el trabajo, tus superiores te considerarán una persona capaz de sacar adelante cualquier proyecto.

10. No te exijas demasiado: Ten presente que es tu primer día y que nadie espera que vayas a rendir al 100%; necesitas un periodo de adaptación para ir aprendiendo todos los procedimientos y tareas que tendrás que llevar a cabo. Más adelante tendrás tiempo de desarrollar tus habilidades y demostrarlas.

DIARIOPYME.COM

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo