Tatuajes en el trabajo: ¿Qué tanto afectan la imagen del empleado?

Por

Ernesto Rubio, gerente general en Perú de Right Management (empresa mundial líder en servicios de empleo y gestión del talento), dijo que la discriminación laboral es “real”  en las empresas por tatuajes, aretes (en hombres) o piercing. “Pero todo depende de la cultura o formalidad de la empresa que contrata y a qué categoría se postula”, afirma Rubio.

 

Indica que el mercado laboral se mueve por categorías profesionales (publicidad, marketing, finanzas, etc.) y sectores industriales (gas, petróleo, bancas y financieras, etc.). Según ello, hay profesiones que sí pueden permitir mejor que otras el llevar un tatuaje.

 

“En la categoría publicidad, por ejemplo, sí encaja tener un tatuaje. El mejor creativo seguro tendrá uno. Pero este es un determinado nicho profesional”, explicó.

 

Rubio señala que si un joven acude a una entrevista con un arete en la nariz, “el 90% de quienes lo entrevisten lo van a marginar sin decírselo. Para empresas grandes o medianas o multinacionales subsidiarias, de hecho es mal visto un piercing en la nariz o un tatuaje en el cuello”.

 

Mucho dependerá, claro, del tamaño y del tipo de tatuaje que la persona tenga. Hay muchos casos en los que son discretos y ni siquiera son percibidos por el empleador.

Pincha los puntos de abajo para cambiar de página — >

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo