Empleados que no confían en su jefe no tienen motivación

Por

 

La diferencia entre un empleado feliz y uno insatisfecho puede radicar en el tipo de comunicación existente en su lugar de trabajo. El principal causante de infelicidad de una persona asalariada, por encima de una mala retribución, es no poder tener retroalimentación con el jefe, según el estudio Happiness at Work Index, de la consultora inglesa Chiumento.

La firma especializada en atracción y gestión de talento señaló que si no se fomenta un espíritu de inclusión y rara vez se destina tiempo a hablar con el trabajador, el descontento y la baja de productividad se multiplican rápidamente entre los colaboradores.

Hay una importante relación entre la productividad y la satisfacción del empleado. El informe Feeling good matters in the workplace, de Gallup, arroja que el bajo compromiso de un trabajador se traduce en pérdidas anuales de entre 292 y 355 millones de dólares.

En muchos casos, los jefes recorren un camino profesional lleno de retos, logros y fracasos, y cuando llegan a una posición de alto nivel jerárquico olvidan que la productividad de los empleados está determinada por la relación que sostienen con su supervisor.

Maricarmen Balcárcel, gerente de Capital Humano de dicha empresa, indicó que el riesgo de tener líderes imponentes es que éstos no logran conformar equipos de trabajo en los que sus integrantes, más que empleados, sean colaboradores.

 Pincha los puntos de abajo para cambiar de página — >

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo