Informalidad laboral y baja productividad en América Latina preocupan a la OIT

Por

“La alta informalidad combinada con la baja productividad son los dos elementos más desafiantes para la región”, dijo hoy a Efe la directora de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para América Latina y el Caribe, la venezolana Elizabeth Tinoco.

 

Pese a que en la región, el desempleo está en mínimos históricos, al registrar un 6,4%, la tasa promedio de informalidad es del 47%, con algunos países que tocan una tasa cercana del 60%, lo que se convierte en un “problema estructural que se debe enfrentar con urgencia”, afirmó la directora de la OIT.

Tinoco asegura que “si no se articulan las pequeñas empresas a las grandes cadenas productivas de valor no vamos a lograr salir del problema de la informalidad”.

 

Otro problema observado en la región es el de la baja productividad “un problema que es también estructural” asegura la directora de OIT, por lo que para solucionar esto reclamó políticas de incentivo para incorporar innovación en la región.

 

Presentado hoy en Buenos Aires,  el informe en cuestión revela que en Latinoamérica y el Caribe el sector privado genera unos 200 millones de empleos, representando el 79% del total de puestos de trabajo disponibles, de los cuales son creados por 59 millones de unidades productivas, aunque en su mayoría estas son emprendimientos personales, unas 48 millones, mientras que el resto, 11 millones, son empresas de diverso tamaño, aunque la mayoría son microempresas, ya que son sólo 2,5 millones de empresas la que cuentan con más de seis trabajadores.

 

El informe de la OIT destaca que em América Latina, el desarrollo de empresas sostenibles, que “son aquellas que “se desenvuelven en un entorno propicio que garantiza la viabilidad de estas empresas en el tiempo y su capacidad generadora de empleo de calidad”, requiere entre otros aspectos, de seguridad jurídica, de la agilización de los trámites, de políticas económicas estables y del cuidado medioambiental.

 

Por otro lado, la OIT cree necesario impulsar áreas como el desarrollo tecnológico y la educación, el acceso de las empresas a los servicios financieros y la simplificación de la reglamentación para establecer negocios.

 

Un negocio en la región puede demorar hasta 71 días en promedio, frente a los 12 días requeridos en países de altos ingresos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), según el informe. La misma demora se da para el pago de impuestos, donde las empresas en Latinoamérica pueden tardar 497 horas, al contrario de las naciones de desarrolladas, donde los días para realizar ese trámite se deduce a 186 horas.

 

En el mismo sentido, la OIT estima que los países de la OCDE invierten 6 veces más en investigaciones y registran 51 veces más patentes que los países latinoamericanos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo