Cómo sobrevivir a las primeras semanas en un nuevo trabajo

Por

Pronto se terminan las vacaciones y para muchos no sólo es el comienzo de un año laboral, sino que también el inicio en un nuevo trabajo.

Los nervios que provoca el llegar a un lugar extraño, con un grupo desconocido de personas y los desafíos personales que implica el cambio de trabajo, pueden intimidar a cualquiera. Catherine Knaak, sicóloga de la Universidad de Valparaíso, explica que “dentro de las primeras semanas lo principal es manejar la ansiedad de llegar a un entorno nuevo”.

Éstas son algunas de las claves para lograr la integración y adaptarse.

 

  • Paciencia

“La paciencia será importante durante la primera semana”, dice Knaak. Tal vez el primer día sea más lento que los otros, que tarden en la asignación del lugar de trabajo y las tareas a realizar, pero es parte del proceso, nunca hay que desesperarse y pensar que siempre será igual.

La profesional agrega que también será normal que el primer período sea más agotador y estresante, ya que un trabajador puede tardar hasta seis meses en adaptarse a un trabajo y sentirse completamente cómodo en él. Trabajar según las posibilidades reales de cada uno y a paso lento hará que se cometan menos equivocaciones.

 

 

  • Escuchar y anotar

 

Es importante que en los primeros días se escuche con atención toda la información que los pares tengan para dar. Cómo funciona la empresa, qué es lo que esperan de cada trabajador, cuál es la misión y visión del lugar. “Toda empresa tiene valores que se buscan de un cargo y que, como ocurre en la mayoría de las veces no son dichas explícitamente”, explica Knaak.

También agrega que se debe “ser bien cauto, estar dispuesto a escuchar. Hay que estar muy abierto a escuchar a dónde llegamos, a la situación que uno llega. A uno muy pocas veces le cuentan cómo es la persona a la que llegó a reemplazar, por qué se fue, cómo se fue, lo que también influye”. Y por ello, preguntar y conversar con los compañeros de trabajo es tan importante.

 

 

  • No subestimar

Nunca se debe subestimar el poder de ser nuevo. Sólo por el hecho de ser nuevo, hay mucho trabajo que hacer para lograr un posicionamiento en la empresa, pero eso no es lo más importante. Catherine Knaak explica que “probablemente uno puede ser muy competente, pero hay que ser capaz de asumir con humildad que nunca se ha realizado ese cargo en esa empresa”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo