Chinos se divorcian para no pagar impuesto inmobiliario

Por

No es que se haya acabado el amor ni que hayan dejado de creer en él. Si siempre se habló de matrimonios por conveniencia, ahora existen los divorcios que, más que falta de cariño, se producen por una razón económica.

 

Esta semana se ha visto un inusitado crecimiento de los divorcios, debido a una medida que ha tomado el gobierno de ese país de instalar un impuesto a la plusvalía inmobiliaria del 20% como medida para contener la escalada de precios en ese sector.

 

Es asunto es el siguiente: gracias a un vacío en la normativa, las parejas que poseen dos inmuebles, al momento de dar término al vínculo matrimonial, se pueden repartir ambas propiedades, vendiendo una de estas, sin pagar impuestos. Luego de esta operación, los divorciados pueden volver a casarse, ahorrándose una importante cantidad de dinero.

 

El tema de la vivienda no es menor en el gigante asiático, donde los elevados precios de los inmuebles, ha impedido a muchos ciudadanos chinos poder contar con una  casa propia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo