El boom de las casas prefabricadas

Un aumento del 300% se experimentó en este tipo de vivienda, que dentro de sus plus está la rapidez de entrega, sustentabilidad en su construcción y eficiente termicamente.

Por

Es un mercado relativamente nuevo y en expansión en Chile, aún cuando hay empresas que lo desarrollan hace años, si bien el sistema constructivo de prefabricación en madera aún no es masivo en nuestro país, su demanda ha crecido de forma vertiginosa en los últimos 5 años, transformándose en un verdadero fenómeno. Bien lo saben en la empresa OWA, firma del arquitecto Alberto Mozó y del empresario francés Alain du Pontavice, dedicada a la arquitectura y construcción de viviendas prefabricadas en madera, y cuyas ventas han aumentado en 300% en lo que va del año 2012, dando inicio a un plan de expansión que busca exportar este modelo de construcción a diferentes lugares del mundo.

“Se trata de casas y edificios que se entregan bajo el concepto ‘llave en mano’, es decir, listas para ser usadas, y que están diseñadas para ser montadas en solo un tercio del tiempo que toma la construcción tradicional. De esta manera eliminamos ‘el trauma de la construcción’, que contempla un sinnúmero de imprevistos y demoras, y creemos que este punto explica el creciente aumento en la demanda de este tipo de construcciones. Además, estamos desarrollando un sistema constructivo que permite el ‘Do it yourself’ (DIY) o ‘Ready to arm’ (RTA), es decir, en un corto plazo podremos enviar nuestras casas prefabricadas a cualquier lugar del mundo para que puedan ser armadas por los mismos dueños”, señala Mozó.

La prefabricación en madera es un sistema constructivo que presenta importantes beneficios, como ser una alternativa rápida, sustentable, eficiente térmicamente, resistente a sismos y de bajo costo, además tan eficiente y versátil como la construcción tradicional. A estas características OWA suma un diseño de excelencia y terminaciones que destacan la nobleza del material mejorando las características estéticas y técnicas de cada uno de los 17 modelos de casas que la empresa tiene disponible. El sistema constructivo utilizado está a la orden del diseño por lo que puede ser adaptado a las necesidades de cada cliente principalmente en el caso de grandes proyectos como edificios de oficinas, instalaciones turísticas, industriales o comerciales.

Otro de los beneficios de las construcciones prefabricadas en madera es que permiten un mayor control de calidad, dado que todas sus piezas y partes son fabricadas previamente en una planta donde se prueba su funcionalidad antes del proceso de montaje, reduciendo así los errores e imprevistos típicos de las obras de construcción tradicionales y controlando los costos y el tiempo. “Estos ahorros benefician la calidad de la construcción al mejorar los elementos que la componen. Por ejemplo, las ventanas termopanel que usamos cumplen con un alto estándar propio de viviendas de mayor valor, además incluimos mejoras en la calidad de los pisos y de la aislación térmica, que superan con creces a los equivalentes en el mercado. En conclusión, la prefabricación beneficia directamente al usuario”, agrega Mozó.

La construcción en madera constituye una novedosa forma de aplicar las nuevas tecnologías al rubro de la construcción, permitiendo la pronta ejecución de proyectos de gran calidad y avanzado diseño arquitectónico. Siguiendo el ejemplo de Canadá y Estados Unidos, en Chile esta tendencia va en aumento gracias a diversos factores, uno de los más relevantes es la expansión de los límites urbanos en las ciudades, la gran venta de terrenos rurales, parcelas de agrado, el creciente aumento del sector de segundas viviendas y la garantía que se le da al cliente de que el valor presupuestado no variará, evitando la desagradable sorpresa del aumento de costo que implica la construcción tradicional.

Específicamente para OWA, es fundamental asegurar altos estándares de calidad y la condición de sustentabilidad de todos sus proyectos, desde el inicio hasta la etapa final, gracias a lo cual se genera muy bajas emisiones de CO2 y un significativo ahorro en el gasto energético durante el proceso constructivo, cercano al 50% en comparación con una construcción tradicional, lo mismo ocurre por concepto de climatización durante el uso de la vivienda lo que beneficia con un ahorro a sus ocupantes, contribuyendo así al cuidado del medioambiente. Además, la madera utilizada cuenta con certificación FSC y proviene de plantaciones forestales.

Por sus características, este tipo de obras resultan ideales para dar soluciones de infraestructura en sectores como comercio, servicios, industria, salud, educación y minería, segmentos a los cuales está apuntando OWA en su etapa de expansión.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo