La técnica de la ranita

Por

Si una rana cae en una olla con agua hirviendo, reaccionará; saltará y seguirá con vida. En cambio, si el agua está helada y la olla se encuentra “a fuego lento”, la ranita no logrará percibir los cambios de temperatura y sin notarlo, quedará cocinada.

 

Existe demasiada ideología con respecto al tema de las AFP. Hay quienes buscan regresar al antiguo sistema de reparto, el cual tiene a los estados casi quebrados en Europa a causa del envejecimiento de las personas. Otros pretenden seguir con el actual sistema de AFP e incluso obligarnos a aumentar el descuento mensual de nuestro sueldo de un 10% a un 15%, así como también quieren retrasar la edad de jubilación para hombres y mujeres hasta los 67 años.

 

Actualmente la pensión promedio es de $178.000. Esto se debe a que en el año 2002, bajo el mandato de Ricardo Lagos, se realizaron “pequeños” cambios legales (al artículo 37 del DL 3500), que traspasaron el riesgo de las pérdidas de las AFP a los afiliados. Antes, si las AFP tenían pérdidas, ellos pagaban la diferencia. A raíz de este cambio, somos los ciudadanos quienes asumimos el riesgo, es decir, quienes perdemos dinero en caso de que las AFP generen pérdidas.

 

Hubo otra “pequeña” modificación durante el 2011: antes, cambiar nuestros ahorros de fondo en las AFP tardaba en concretarse entre 4 y 7 días hábiles. Pero se eliminó la restricción del séptimo día hábil y desde entonces, si se mueve más de un 5% del total del capital de un fondo, las AFP pueden cambiar día a día, sólo un 5% del total del fondo. Esto último ha sucedido durante los cambios masivos de fondo que sugiere F&F.

 

Estos “pequeños” cambios, que se han ido implementando poco a poco, hoy nos tienen como ranitas cocinadas. Pero aún estamos a tiempo de hacer algo al respecto: Los incentivos claros dan resultados claros; debemos cambiar el artículo 37 y exigir que la rentabilidad mínima exigida sea garantía de dignidad.

 

Antes del 2002, los incentivos de las AFP eran claros: no podían tener pérdidas, porque si las tenían debían pagar la diferencia. Durante el 2008 perdimos un -35% del Fondo A y las jubilaciones actuales son de apenas un 37% de nuestro sueldo (lejos de la promesa del 70% de tasa de reemplazo). No es posible que las AFP sean el único negocio que no corra riesgos.

 

 

Gino Lorenzini

Creador de www.felicesyforrados.cl

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo