Ropa usada: un boom entre las chilenas

Por

“Me lo compré en la ropa usada” es una frase cada vez más común entre los chilenos. Y esto porque la oferta de este tipo de tiendas, tanto físicas como virtuales, han ganado terrero por la buena calidad y bajos precios y han sabido conquistado al exigente comprador.

Según el glosario de importaciones del Servicio Nacional de Aduanas, durante el 2012 se importaron más de 28 millones de dólares en esta categoría, sin incluir zapatos, mientras que en el 2011 la cifra llegó a los 26 millones de dólares.

Los montos también indican que durante los meses de enero y febrero del presente año, por concepto de ropa usada, se importaron más de 6 millones de dólares y en las mismas fechas, durante 2011, unos US$5 millones.

 

De acuerdo a los datos entregados por la consultora comexintelligence.com, la categoría de ropa que más creció durante 2012 son los trajes de vestir con un 45%, le sigue las blusas y camisas con un 16,74%, chaquetas y parkas con un 14,31% y las medias y calcetines con un 13,88%.

 

 

Grandes cadenas

 

En Chile existen grandes cadenas de ropa usada que se han posicionado y perdurado en el competitivo mundo de la moda.

 

Grupo Meicys es una de ellas. Lleva 27 años en el país y hoy cuenta con 50 sucursales en todo Chile.
Las importaciones que realizan cada año superan los 5 millones de toneladas de ropa, los que se reparten entre sus marcas Meicys, Flamante, Orange Blue y Emporium.

 

El gerente de comunicaciones de Grupo Meicys, Andrés Maldavsky, señala que sus clientes “siempre van a encontrar alguna prenda distinta, que los haga sentir bien porque no la verán en otra persona, y pueden adquirir ropa de muy buena calidad a precios razonables. Además, comprando artículos reciclados colaboran con el medio ambiente y las organizaciones sin fines de lucro que las venden”.

 

Este vestuario proviene principalmente de Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, Italia y Canadá, países en los que los consumidores poseen la cultura de donar la ropa de calidad de la temporada anterior.

 

 

Internet

 

Pero la comercialización de ropa de segunda mano no sólo se realiza en este tipo locales, sino que también ha tomado fuerza en Internet, donde blogs, flickr y las fanpages se alzan como las mejores opciones para obtener una prenda buena, bonita y barata.

Constanza Ramírez es la creadora de Portal Ropera, un sitio que agrupa a más 100 tiendas on line que venden ropa usada.

 

“Soy consumidora habitual y siempre tenía que estar buscando tiendas, una por una, cuenta Constanza.
Para ella, el mercado de este tipo de ropa a evolucionado mucho en las últimas década. “Antes en los años 80 el hecho de consumir esta ropa era visto como sinónimo de pobreza y los jóvenes fueron los que le dieron una oportunidad”. Y agrega que en base a eso, las tiendas del rubro pasaron de ser grandes galpones con cajones llenos de ropa a tiendas boutiques.

 

Javiera Sarratea, es la directora del sitio FeriaFerió, sitio en el que los usuarios pueden comprar y vender sus propias prendas. Para Javiera, el mercado a evolucionado gracias a que “las tiendas hacen una mejor selección de prendas y FeriaFerió intenta hacer lo mismo”.

 

Cuenta que a través de su portal, en una semana, se pueden ganar hasta 60 mil pesos vendiendo ropa que ya no se usa.

 

“Al día hay como 300 prendas nuevas y 200 mensajes entre usuarios interesados en comprar o vender”, agrega Sarratea.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo