Cómo evitar que falta de experiencia te impida conseguir empleo luego de terminar los estudios

Por

Indudablemente, la práctica es la herramienta más importante que posees para enfrentar las condiciones del mundo profesional.

 

En repetidas ocasiones, los jóvenes tienen serias dificultades para conseguir su primer empleo. Entre otros, uno de los principales motivos consiste en la falta de experiencia laboral. Sin embargo, no debes considerar lo anterior como un impedimento, sino como una motivación constante para mejorar tu reputación como trabajador.

 

A continuación, se presentan algunas recomendaciones que te ayudarán en el proceso de ganar experiencia y consolidarte como un trabajador confiable y bien preparado:

 

 

1. Delimita tus áreas de interés

 

Muchos estudiantes a punto de completar sus carreras, se muestran confusos en el momento de elegir el trabajo que mejor se adapte a sus capacidades. El primer paso para adquirir experiencia consiste en investigar sobre las posibles áreas de empleo en las que te puedas desarrollar, analizando y comparando sus características únicas. Recuerda mantener presentes tus objetivos profesionales y personales, en el corto, mediano y largo plazo.

 

 

2. Práctica, práctica, práctica…

 

La práctica es la herramienta más importante para enfrentar las condiciones de la vida laboral. Sin embargo, es posible que la práctica no te brinde resultados inmediatos ni te ofrezca las recompensas económicas que ambicionas. A pesar de eso, no desistas en tus esfuerzos. Considera que entrenarte durante las etapas iniciales de tu aprendizaje te permitirá consolidar una mejor reputación profesional. Sin duda, será una ventaja al solicitar tu primer empleo.

 

Acércate a las autoridades de tu institución educativa, a tus padres y a las organizaciones de tu elección para obtener la orientación necesaria respecto a opciones de entrenamiento como servicio social, prácticas profesionales, programas de becas, intercambios y estancias profesionales, así como otras iniciativas de instrucción.

 

 

3. Involúcrate con actividades vinculadas a tu especialización

 

Una vez elegida el área de estudio que satisface tus intereses, asegúrate de establecer una relación comprometida con las actividades y obligaciones que ésta implica. Por ejemplo: si has decidido laborar como arquitecto, se recomienda involucrarte con actividades relevantes para la arquitectura. Puedes asistir a cursos, seminarios, convenciones, en fin, a cualquier evento que te permita adquirir mayor experiencia en tu área de especialización. La preparación permanente es un requisito que no puedes ni debes ignorar.

 

Finalmente, recuerda que adquirir experiencia en las áreas de tu interés es el primer paso que deberás aplicar para asegurar una incursión satisfactoria en la vida laboral.

 

Fuente: Publimetro México.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo