Cinco mitos que rodean el trabajo de los reclutadores

Por

¿Alguna vez te has preguntado si los reclutadores de empleo son perfectos, si sólo les importa los números o si su trabajo únicamente consiste en hacer preguntas?

 

La respuesta es “no”. Ellos también cometen errores; buscan hechos o ejemplos concretos de las habilidades del candidato, no sólo estadísticas; y más que cuestionar, tienen la misión de analizar de manera integral a sus interlocutores.

 

Para despejar las incógnitas o medias verdades al rededor del trabajo de los reclutadores, el sitio empleotips.mx te presenta la siguiente lista:

 

 

Mito 1. Los reclutadores son perfectos

 

Realidad: el aspirante tiene una imagen casi sagrada de quien lo entrevista, considera que sabe cada detalle de la empresa, que se prepara para la entrevista y tiene en su mente las preguntas perfectas para evaluarlo.

 

Sin embargo, él tiene cientos de currículos por leer y peticiones urgentes, así que tal vez esté igual de estresado que tú y no tuvo tiempo de revisar el CV que le presentaste.

Para evitar que esto afecte las posibilidades de ser contratado, al presentarte haz resumen rápido y atractivo de tu experiencia y enfócate en hablar de tus fortalezas para el puesto solicitado.

 

 

Mito 2. Sólo le interesan los números

 

Realidad: continuamente se recomienda que al hablar de los éxitos alcanzados en otros puestos se incluyan cifras que confirmen los resultados. ¿Aplica esa fórmula en todos los casos?

 

Tus respuestas no tienen por qué ser siempre numéricas. Cita ejemplos contundentes, aunque no haya números, lo importante es que no quede duda de tus alcances.

 

 

Mito 3. Lo mejor es hablar… y hablar

 

Realidad: hay candidatos que a partir de la primera pregunta se sueltan con un discurso y apenas dan espacio de comentarios al final de la conversación. Se cree que mientras más información se brinde, será mejor. La realidad es diferente.

 

Sé honesto. Durante la entrevista hay que ejercer una buena comunicación; ser redundante en ideas impide prestar atención a las reacciones del reclutador. Éste tiene unos minutos para conocerte, mantén el contacto visual con él o ella, cuida la expresión corporal y juega con los tonos de voz, ser 100% monótono aburre.

 

Evita dar un sí o no tajante, piensa algo fundamentado, sin adornar.

 

 

Mito 4. El reclutador nuca se refiere al sueldo

 

Realidad: tener datos sobre cómo se cotiza ese puesto es indispensable, el problema es que muchos entrevistados hacen mal uso de ese indicador y desde el inicio se enfocan en números.

 

Aún cuando sea contratación a nivel directivo, hablar de cómo será la compensación salarial, al comienzo, genera una imagen no del todo positiva. Deja el tema para el final.

 

La conversación debe girar en torno a tu experiencia, tus competencias, por qué eres la mejor opción para contratar.

 

 

Mito 5. El más calificado gana

 

Realidad: la época en que las calificaciones académicas o la carrera era el principal criterio para contratar se acabó. Un candidato puede carecer de “probada” experiencia en el puesto, pero si tiene la personalidad adecuada para la empresa y hace química con el entrevistador, será contratado por sobre otros currículos.

 

Hay otros factores que pesan, y mucho, como la personalidad, el fit (encajar o ajustarse) con la cultura organizacional de la compañía y comprobar que puedes llevarte bien con tus compañeros de trabajo.

 

 

Fuente: Publimetro México.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo