Los beneficios de sentarse bien en la oficina

Por

Muchas personas se quejan de las sillas incómodas que tienen en el trabajo, e incluso, las culpan de los dolores en la espalda y pelvis, pero ¿sabemos adaptar nuestro cuerpo a éstas?

 

Te recomendamos que al sentarte:

 

  • Relaja tu cuello y mantén los hombros a la altura de las orejas.

 

  • Mantén tus pies pegados al piso y tu rodillas a la altura de la pelvis, con ello, soportarás mejor la fuerza de gravedad.

 

  • Ojo, si presionas el suelo con los pies trabajarás en contra de la resistencia y obtendrás el efecto contrario: una contracción de los músculos. Lo que debes hacer es empujar el suelo, notarás cómo la musculatura se alarga y el cuerpo se eleva. Debes tener la sensación de estar suspendido.

 

  • Tu cadera debe estar ligeramente echada hacía atrás, manteniendo en el resto de la espalda la curvatura natural (sin tratar de mantenerla recta y pegada totalmente al respaldo).

 

 

Al principio, mantener esta postura puede resultar algo incómodo, pero con la práctica activarás los músculos que generalmente no trabajan mientras permaneces sentada y notarás cómo las molestias y dolores de espalda, lumbar y hombros desaparecerán, hasta tu cervical te lo agradecerá.

 

 

Fuente: Publimetro México.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo