Así debiera ser la oficina perfecta para trabajar a gusto

Por

¿Alguna vez has sentido que las instalaciones de la oficina te hacen sentir incómodo, te asfixian o hasta llegan a deprimirte?

 

Liliana Silva, directora de Mercadotecnia de Grupo Xtra, reveló que sólo tres de cada 10 centros de trabajo en México (33%) reúne los elementos necesarios para que los trabajadores se desarrollen de forma eficiente, sin distracciones e incomodidades.

 

“Hacinamiento, luz natural insuficiente, aire o sistemas de ventilación viciados por falta de limpieza o cambio de filtros, equipos obsoletos y escritorios y asientos que no son ergonómicos” son algunas de las fallas.

 

La ejecutiva agrega que también hay otro errores en “la instalación de luminarias, escritorios o mesas que no cuentan con más de dos metros para permitir el transito constante de personas, son las características que más aquejan a los trabajadores, especialmente para quienes laboran en las oficinas del DF, Guadalajara y Monterrey”, reportó.

 

Los síntomas más comunes entre las personas que no laboran en una oficina bien diseñada son: pérdida paulatina del oído, problemas de visibilidad, episodios de letargia (cansancio), dolor de cabeza, irritación de los ojos, estornudos, congestión nasal, resfrío y gripes, cuyas causas son difíciles de identificar.

 

“El problema no es menor y tan sólo la falta de sistemas para controlar o aislar los ruidos –desde la bocina de los autos, los gritos, la música y los equipos personales de audio (a través de audífonos, que superan 70 decibeles), provoca una pérdida de hasta 33% de la productividad”, indicó Silva.

 

Frente a este panorama, la Organización Mundial de la Salud y el Grupo Xtra señalaron que los factores que favorecen la productividad en la oficina son:

 

 

1. La distribución de mobiliario, equipo de cómputo o impresión y áreas comunes distribuidas de cuerdo a la ventilación, luz natural, accesos y necesidades de espacio de los trabajadores.

 

2. La superficie libre detrás de los escritorios o mesas debe ser de (al menos) dos metros.

 

3. Debajo de los módulos de trabajo se necesita un espacio holgado para mover las piernas y permitir movimientos de cada persona.

 

4. Hay que evitar que los cajones, botes de basura, reguladores, cables e instalaciones eléctricas se conviertan en obstáculos que restrinjan los movimientos o puedan ser fuente de golpes.

 

5. Los cubículos tienen que instalarse de tal forma, que las fuentes de luz (ventanas y otras aberturas, tabiques transparentes o translúcidos y paredes o recubrimientos de color claro) no provoquen deslumbramiento directo ni produzcan reflejos molestos en las pantallas de las computadoras, tableros o mesas de trabajo.

 

6. Las ventanas requieren de dispositivos de cobertura (persianas) adecuados, regulables y acordes a la necesidad de luz natural requerida para el desempeño de cada área de la empresa.

 

7. El ruido producido por las máquinas de trabajo debe reducirse al máximo, con el objetivo de evitar que éstos perturben la atención o provoquen estrés.

 

8. Los equipos instalados no deben producir calor adicional o corrientes de aire innecesarias, que ocasionen molestias en la visión, respiración y concentración de la plantilla laboral.

 

9. Hay que recrear condiciones de temperatura y humedad confortables. Sin olvidar que los sistemas de enfriamiento o calefacción –en invierno– precisan de un servicio de mantenimiento semestral o cada que el proveedor lo determine.

 

10. Es necesario mantener un control estricto de la basura, limpieza de pisos y equipo. Así como un programa para el manejo de papeles o documentos sobre los escritorios que sólo limitan el espacio o contaminan la visión.

 

11. Se requiere crear una estrategia para que los trabajadores mantengan la higiene de los espacios, sin afectar el ambiente con olores, restos de comida, cremas, pasta de dientes y bacterias producidas sobre teclados, teléfonos o superficies, generadas por la falta de higiene personal.

 

 

 

 

Fuente: Publimetro México.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo