Errores que pueden arruinar una entrevista de trabajo

Por

Todos los días se publican cientos de ofertas de trabajo, pero todos los días también miles de personas se quejan porque no lo tienen. ¿Se han preguntando qué están haciendo mal para no conseguirlo?

 

Revisa los siguientes puntos para saber si estás cometiendo un error.

 

 

  • Todo está en la actitud

 

1. Te estás mordiendo los dedos de susto, totalmente desparramado en el sillón de la entrada.

 

2. Al caminar por el pasillo conversas en un tono arrogante que ya conocía las instalaciones, que tenía amigos aquí.

 

3. Cuando haces la prueba de escritura tardas tanto tiempo que el monitor de la computadora se bloquea porque no has editado nada en 5 minutos.

 

 Si bien su curriculum aparentaba más, su actitud aplastó cualquier logro que pudiera tener.  Es muy importante que muestres seguridad pero que seas humilde. Ojo, ninguna de las dos actitudes son opuestas, de hecho son complementarias. Quien está seguro de quién es, qué hace y cómo puede aportar, no necesita aclararlo.

 

 

  • Vístete para resaltar tu actitud profesional

 

A menos que estés haciendo casting para un comercial de perfume, no necesitas tu outfit más sexy. En el ambiente laboral de oficina, incluso en aquellas que son más creativas, las mujeres y hombres son terriblemente juzgados por su forma de vestir.

 

De la misma manera en que muchas mujeres juzgan (equivocadamente) a un hombre por el auto que tiene, las mujeres son juzgadas por la ropa que usan. Así que ya saben, si van tirando marcas, prepárense para que digan que están compensando alguna carencia. Si van tirando sex appeal, prepárate para que duden de tu talento.

 

Vístete para demostrar que eres un profesional. Una buena chaqueta, camisa, camiseta debajo, y unos jeans o pantalones de vestir (dependiendo del tipo de empleo), con zapatos cómodos, siempre serán opción. No te disfraces de quién no eres y deja que tu entrevistador se concentre en tu capacidad laboral, no en tu ropa.

 

 

  • Deja que el lenguaje corporal hable más que tú

 

Siéntate derecho, mira a los ojos a tu entrevistadora o entrevistador. No juegues con la pluma o te muerdas las uñas. Mantén las manos tranquilas, reposando sobre tus piernas. Contesta con claridad y brevedad a las preguntas. No hay mejor manera de ser escuchado, que escuchar pacientemente al otro. Recuérdalo siempre.

 

 

  • No te quedes con dudas, demuestra interés

 

Un entrevistado que no me pregunta cuánto ganará, cuáles son las condiciones de trabajo, cuáles son los retos más grandes, y que indaga sobre su posible rutina no me demuestra que está interesado en conseguir el puesto.

 

Lamentablemente hay pocos empleos así que quienes contratan están en posibilidad de escoger entre muchas opciones, y nadie quiere contratar a una persona que sólo quiere trabajo para conseguir dinero. Eso es como conseguir novio o novia sólo para tener sexo.

 

 

  • Preparación

 

No importa si ya enviaste tu currículum por email, o si tienes el book en línea. Siempre lleva impresos y un USB que puedas dejarles. Siempre. Si tu trabajo implica alguna forma creativa como diseño, fotografía, publicidad, redacción, artes, y tienes oportunidad de llevar una tablet, ten a la mano todo para que puedas mostrarlo sin que tu entrevistado tenga que acceder a su computadora.

 

 

  • El trabajo como el amor: cero desesperación

 

Busca, con todas tus ganas, pero no busques y te conformes con lo primero. Que necesites trabajo no quiere decir que debas quedarte por necesidad con lo que tengas enfrente. Si en tu ramo están saturadas las oportunidades, busca en otro, experimenta con algún oficio que a la larga complemente tu trabajo y verás que la desesperación por tener dinero se va y tu carrera laboral se enriquece.

 

 

Fuente: Publimetro México.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo