¿Incómodo en su nuevo empleo? Tips para no renunciar apresuradamente

Por

Llegar a un lugar nuevo siempre es complicado: hay otros objetivos, gente desconocida, ambiente ajeno, entre otras cosas. Sin embargo, usted debe saber que tiene que esperar un tiempo para adaptarse, que la oficina no va a funcionar a su ritmo y que se va a demorar algunos días en decifrar cómo se mueve su ambiente laboral.

 

Debe recordar que dejó su antiguo puesto por algo, ya sea por un cargo más alto, por nuevos retos o por un ambiente laboral mucho más acorde con su ritmo de trabajo.

 

También debe hacer memoria de lo que fue su antiguo trabajo al principio. Debe ser consciente de que al comienzo no todo es fácil, debe esforzarse un poco más de lo normal mientras coge el ritmo de trabajo. Así que no se preocupe si cree que no tiene tiempo libre, que sus responsabilidades son mucho mayores y que no le alcanza el día para hacer todas las tareas que tiene asignadas. Piense que después, cuando ya conozca el trabajo de memoria, no va a tener que pasar tantas horas en la oficina y las cosas van a ser mucho más llevaderas.

 

Ahora, tampoco se trata de pasarla mal en el trabajo. Según un estudio de la Universidad de Texas, a nivel mundial, tan solo el 29% de los trabajadores se siente satisfecho con su trabajo. El porcentaje restante se siente algo satisfecho con lo que está haciendo. Pero sí debe darle algún tiempo de gracia a su nuevo empleo y buscar soluciones para no estar aburrido en su empresa.

Por eso, si está en el punto en que todos los días redacta su carta de renuncia y no encuentra ninguna solución para no pasarla tan mal en su lugar de trabajo, aquí hay varios consejos propuestos por la revista Forbes para que no se desespere.

 

En general debe conservar la calma, no precipitarse a tomar decisiones de las que más tarde se puede arrepentir, evaluar los puntos fuertes de su nuevo puesto, darles la oportunidad a sus compañeros de que lo conozcan y concentrarse en sus tareas del día a día.

 

Si ya ve que no tiene salida, si ya se tomó el tiempo prudencial para ajustarse a su nueva empresa y no ve la salida, comience a buscar, tampoco debe sacrificarse por un puesto.

 

 

1. Haga un autoexamen cada mañana

 

Primero debe conocer si el problema de la incomodidad con su trabajo es del ambiente laboral, de las tareas que se le han asignado o es algo personal. Levántese motivado, pensando qué puede hacer para contribuir a la empresa y detecte qué puede cambiar para que todo funcione mejor.

 

 

2. No se precipite, no renuncie al primer problema

 

Hay que entender que casa empresa es un mundo distinto, las metodologías de trabajo son distintas y usted debe adaptarse a ellas o tratar de imponer las suyas si es el caso. Recuerde que está en otra compañía, que abandonó su zona de comodidad y debe comenzar otra historia. No se desespere tan fácil.

 

 

3. No deje de ser profesional pase lo que pase

 

Debe tener claras sus metas y la manera en la que hace su trabajo. Si está desanimado no deje que eso se refleje en su trabajo, concéntrese en lo que tiene que hacer y en que eso salga bien. Acuérdese de que si decide que ese trabajo no es para usted, va a necesitar cartas de recomendación. Sea inteligente.

 

 

4. Hablando se entiende la gente

 

Al ser nuevo es complicado comunicarse con sus superiores y mostrar su inconformidad, pero debe tratar de hacerlo. Comentar las cosas que le parecen que no funcionan en su empresa de pronto contribuye a mejorar el desempeño laboral de la compañía. No le dé miedo y hable.

 

 

Fuente: Publimetro Colombia.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo