La expectativa versus lo real en un nuevo trabajo

Por

El llegar a un mejor trabajo es el sueño de todo trabajador. Mejores expectativas económicas, un mejor puesto y una mayor estabilidad. Pero muchas veces por varios motivos, la realidad del nuevo trabajo no suele ser la mejor.

 

Malos tratos, un mal ambiente, jefes que no te entienden y un mal equipo de trabajo son algunos de los factores a  los que los recién llegados suelen enfrentarse y que termina siendo perjudicial para el nuevo equipo de trabajo y para el trabajador de forma particular en su estado anímico y sicológico.

 

Alejandra Cruzat, manager de la agencia de reclutamiento  Michael Page en la división de RR.HH. sostiene que la culpa la tienen las empresas al no incentivar a los trabajadores a sentirse cómodos en sus nuevos trabajos y que pueden lograr siguiendo algunos pasos como revisar la cultura organizacional, la declaración de principios, si lo que se predica se practica, chequear que la visión de Recursos Humanos esté alineada con el negocio y en pos del mismo, de forma tal que se puedan generar mejores prácticas al interior de la compañía.

 

 

Una mala experiencia

 

Christian Ahumada trabaja en una empresa de transporte en Santiago y cuando recibió un ascenso pensó que tendría la oportunidad de mejorar sus ingresos, pero ahora lo único que quiere es volver a trabajar donde estaba.

 

“La empresa me ofreció más dinero por ser supervisor de otra planta, y acepté altiro, pero al llegar al nuevo trabajo me arrepentí en el instante”, comenta. “Mis compañeros no hacen caso y como el que estaba antes que yo les tenía más buena ahora me hacen la vida imposible y no les puedo hacer nada”.

 

Christian asegura que “todo se podría solucionar si la empresa tuviese una mejor política de organización y se impusiera un mejor sistema de comunicación, pero ahora lo único que quiero es irme de acá, ya no aguanto y no puedo volver donde estaba antes”.

 

 

 

Raimundo Estela.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo