Que la entrevista de trabajo no te asuste

Por

Cómo prepararse para un entrevista de trabajo, especialmente si no tenemos experiencia en estas, sin duda es algo estresante. Sin embargo, esto se agudiza si nos fijamos demasiado en las pequeñas cosas a la hora de tomar decisiones.

 

Con la esperanza de poder calmar esos nervios a la hora de una entrevista laboral, aquí hay razones para que dejes de obsesionarte antes de un encuentro con algún director de recursos humanos:

 

 

  • Vestuario

 

Recuerda que siempre debes vestirte para el éxito, claro, siempre será importante dar una buena primera impresión. Más allá de de escoger la ropa más fina de tu closet, recuerda que los los detalles más elegantes no harán mucha diferencia.

 

Si tu cabello está un poco desarreglado por el viento o por algo de lluvia, o si le encuentras una pequeña mancha a tu pantalón, no te preocupes, lo más seguro es que el entrevistador ni siquiera le ponga atención.

 

 

  • Preguntas inesperadas

 

Algunos entrevistadores gustan de ver cómo los candidatos reaccionan a situaciones inesperadas con una pregunta que pareciera fuera de tema, por ejemplo: “¿Con qué animal te identificas más?”.

 

El objetivo de estas pequeñas preguntas es que no hay una respuesta “correcta”, por lo que es realmente inútil tratar de anticipar la pregunta. Lo mejor que puedes hacer es recurrir a alguna experiencia de trabajo y llegar a una respuesta que tenga razón y lógica.

 

 

  • El silencio

 

La mayoría de los candidatos se ponen nerviosos al tratar de pensar en una respuesta si se genera un silencio incómodo. Sin duda estas pausas pueden parecer eternas, pero en la mayoría de los casos, son completamente normales para un director de RR.HH.

 

Es mejor elegir bien las palabras que vas a utilizar y dar una respuesta concisa en lugar de decir lo primero que se te venga a la cabeza. No querrás salirte por la tangente y mucho menos parecer confundido. Aprovecha esas pausas para respirar tranquilo y relajarte, ordenar tus ideas y hablar de forma clara los temas que dominas.

 

 

  • El eterno juego de hacerte esperar

 

Si un reclutador te dice que él se pondrá en contacto contigo en una semana, pero en 10 diás no te habla, bo te preocupes, puedes comunicarte con esa persona para preguntar sobre el proceso que se está llevando y cuál es el siguiente paso. A nadie le gustan las presiones, así que evita enviar correos o llamadas antes del tiempo acordado, aunque nunca dudes de mostrar iniciativa.

 

 

 

Fuente: Publimetro México.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo