Veinte reglas que debes cumplir para mantener un buen clima laboral

Por

Uno de los aspectos más importantes en el trabajo es mantener un buen clima laboral, situación que es responsabilidad de los jefes, pero también de los empleados.

 

Y para que eso se cumpla, hay ciertas reglas básicas que se deben respetar, y no solo las normas internas que cada empleo tiene. Algunas pueden ser hasta de sentido común, pero muchos no se dan cuenta que no respetarlas puede llegar a ser algo irritante.

 

Puede ser muy desagradable tener un compañero o colega que te distrae con su risa o con su olor. Para evitar eso y otros aspectos que pueden ser complicados o si eres de esas personas y quieres evitar esos “defectos”,  el sitio Soyentrepreneur.com entrega veinte sencillas reglas para cumplir y logra un excelente clima laboral:

 

1. No comas en la oficina: alimentos muy condimentados o de olor fuerte (como el atún o cebolla) pueden ser muy molestos.

 

2. No hables por teléfono sobre temas personales: a nadie le interesan tus conversaciones, por lo que haz el sencillo esfuerzo de salir al pasillo o a una sala de juntas libre. Nunca uses el modo altavoz, a menos de que estés completamente solo.

 

3. No digas palabras altisonantes, aunque estés muy molesto: si se te dificulta controlarte, recuerda que este tipo de actitudes sólo demuestran tu falta de respeto hacia los demás.

 

4. Si quieres escuchar música, usa audífonos: no a todo el mundo le gusta el mismo tipo de música, por lo que no debes “forzarlos” a compartir contigo.

 

5. No converses con otros colegas sobre temas irrelevantes: eso menos si lo haces de un lado a otro de la sala en voz alta. Esto genera distracciones poco productivas para el resto del equipo.

 

6. Aire acondicionado: si vas a prender o apagar el aire acondicionado (o abrir la puerta) pregunta al resto de los compañeros. 

 

7. Pon tu celular en vibrador: si tu smartphone suena constantemente (y con la misma melodía) puedes molestar a los demás.

 

8. Ojo con los desodorantes y colonias: no rocíes desodorantes ambientales, a menos de que sea necesario o que los demás estén de acuerdo. Lo mismo ocurre con tu propia colonia o perfume: evita ponerte demasiada o que sea un aroma muy dulce.

 

9. Intenta mantener tu lugar (y a ti mismo) lo más limpios posible: trabajar en un lugar sucio y lleno de papeles puede afectar el desempeño de las personas y darte una muy mala imagen.

 

10. No te rías como loco frente al computado: además de ser molesto, es una prueba de que no estás trabajando en algo importante, sino que estás chateando con algún amigo o viendo sitios humorísticos, como videos en YouTube.

 

11. Apréndete el nombre de todos tus colegas: aunque tengas pésima memoria, intenta recordar el nombre y cargo de todas las personas presentes en la oficina. No hay nada más incómodo que se refieran a ti como “hey tú” u “oye tú”.

 

12. Evita los ataques de ira o de llanto: todos somos humanos, pero como líder o empleado no puedes demostrar abiertamente tus emociones, ya que esto genera desconfianza entre el equipo. Si sientes que no puedes controlarte, retírate y busca otro espacio.

 

13. No regañes a alguien frente a los demás: además de ser una situación humillante para la persona que recibe la llamada de atención, es incómodo (o peor, divertido) para quienes lo escuchan.

 

14. Ten cuidado con tu vestimenta: aunque la ropa dice mucho de nuestra personalidad, debes evitar usar ciertas prendas. Recuerda: no estás en la playa, en el parque o en una fiesta con tus amigos.

 

15. No chismees sobre tus colegas, empleados o jefes: nada afecta más un clima laboral que este tipo de actitudes dañinas. Si hay algún tema que clarificar, hazlo pronto antes de que se corran rumores por toda la oficina.

 

16. Sé puntual: si la hora de entrada es a las 8, a esa hora debes estar en la oficina, especialmente si eres el líder. Llegar tarde puede considerarse falta de respeto y afectar los procesos y trabajos de todos los demás.

 

17. Pide las cosas prestadas: sin importar qué tanta confianza tengas con una persona, no es correcto tomar sus cosas mientras no se encuentra en la oficina. Y obviamente mucho más incorrecto es no regresarlas.

 

18. Ten cuidado con los apodos: aunque puede ser un aspecto divertido que impulse la camaradería, también puede generar sentimientos negativos en las personas. Evita usar sobrenombres ofensivos.

 

19. Si estás enfermo, evita el contacto: si tú o alguien de tu equipo contraen una enfermedad contagiosa, no deben asistir a la oficina para evitar que se propague. En caso de que lo hagas, no saludes de beso ni de mano.

 

20. No interrumpas a tus colegas ni invadas espacios: si tienes un cubículo definido, procura que todos tus adornos o accesorios estén en él y (obvio) nunca te quites los zapatos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo