Consejos para reorganizar el año laboral luego de las vacaciones

Por

Estar de vacaciones no es sólo un sinónimo de descanso y ocio, esta época también puede transformarse en un buen espacio para dar rienda suelta a la creatividad y los deseos que tenemos para el año laboral que pronto comienza.

 

Es por eso que planificar un “diseño de futuro” parece ser una decisión acertada si lo que buscamos a corto plazo es cumplir con las metas que nos proponemos, así lo asegura Catalina Moreno, directora de Operaciones de VON DER HEIDE Chile, compañía con más de 10 años de experiencia en servicios estratégicos de RR.HH. para grandes empresas en Chile y más de 20 en Latinoamérica.

Según la ejecutiva, “lo primero es imaginar cómo quiero estar en un año, en dos, en cinco años e incluso más, pues es increíble como esto da luces respecto del diseño de carrera que quiero trazar y de las prioridades en la vida”.

 

Por ejemplo, si alguien tiene como anhelo tener su propia empresa y se da cuenta que tiene falencias en administración y liderazgo, puede priorizar el capacitarse en estos aspectos y ocupar cargos de mayor responsabilidad en la organización para la cual trabaja.

Si la meta es mejorar el nivel de inglés, necesariamente debiese planificar dónde lo estudiará, cuántas horas, el presupuesto asignado, etc.

 

En tanto, si mi anhelo es un cambio laboral, puedo aprovechar el periodo de vacaciones para contactar y re-contactar a personas que me den luces del mercado actual en mis áreas de interés.

Por otro lado, si el profesional aún no ha tenido o no va a tener una evaluación de desempeño, ayuda mucho el solicitar a la jefatura con tiempo y calma una conversación de feedback. De esta manera no será sólo emocional, sino que también incorporará evidencias de diversos momentos y en distintas circunstancias laborales.

Además, se recomienda pedir feedback a los pares y colaboradores, porque según Catalina, “todo se puede decir con respeto y es muy útil tener diversas miradas respecto del desempeño, competencias y actitudes en el entorno laboral”.

Finalmente, la directora de Operaciones de VON DER HEIDE, da las siguientes recomendaciones:

1. La pasión como movilizador del quehacer: construir sentido a lo que hacemos en base a lo que nos mueve de manera más profunda es fundamental. Esto mantendrá tu motivación y la de tu equipo.

2. Espacios para compartir y relajarte durante la jornada laboral: es vital contar con lugares habilitados para el descanso, si contamos con esta infraestructura, sólo dependerá de nosotros mismos la voluntad que tengamos para “despejar nuestra mente”.

3. La importancia de pedir y ofrecer ayuda: solicitar asistencia nos permite aprender, mejorar y evolucionar en la forma que abordamos el rol que cumplimos. Por otra parte, ofrecer ayuda permitirá sentirte un aporte concreto y significativo para tus pares, superiores y colaboradores.

4. Mantener el orden y la disciplina: con planificación y estructura todo es mucho más sencillo y rápido. En términos generales, siempre vamos a tender a estructurarnos mejor y a ser más efectivos, si contamos con un orden y una planificación que favorece nuestras labores diarias.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo