Smartphones están dejando a cámaras fotográficas como pieza de colección

Por

¿Hace cuánto que para sus vacaciones u ocasiones especiales no usa una cámara para sacar las fotos? Seguramente hace un tiempo ya, sobre todo si es que tiene un celular inteligente.

 

Y es que el mercado de las cámaras fotográficas tradicionales no vive sus mejores años y el alto crecimiento del uso de los smartphones ha dejado a este tipo de aparatos algo obsoletos, así lo confima el último estudio de la firma de análisis de mercado IDC, informa el diario ABC.

 

Si la empresa Nokia sacó al mercado el Lumia 1020, con características tales como una cámara PureView de 41 megapíxeles que incorpora controles equivalentes al que se puede encontrara en cualquier réflex digital; y por otro lado, el iPhone 5S, el último teléfono de Apple, tiene una cámara de 8 megapíxeles, pero con un sensor más preciso y con un flash dual, se hace evidente que muchos compradores prefieren invertir en un móvil con buenas prestaciones y tener un solo dispositivo a la hora de salir y fotografiar su vida diaria o paseos, en vez de tener dos dispositivos.

 

Por otro lado, las redes sociales y las aplicaciones han jugado una rol importante en esta tendencia, al hacer fácil la edición y la carga de fotografías a través del móvil.

 

En declaraciones al The Wall Strett Journal, el vocero de Canon, Takafumi Hongo, defendió el negocio de las cámaras frente a los celulares, asegurando que “tomas fotografías con un smartphone y editarlas con apps es como cocinar con ingredientes baratos añadiendo mucho sabor artificial“… ¿Qué tal?.

 

El mercado de las cámaras venía a la baja, aunque en 2010 sufrió un repunte, pero que terminaría siendo un”veranito de San Juan”, según la CIPA ( Asociación de cámaras y productos de imagen). Si hace cuatro años se enviaron 121 millones de cámaras (mirrorless/DSLR/compactas), la cifra bajó a las 114 millones en 2011, a 100 millones al siguiente año y a sólo 61 millones en 2013.

 

Sin embargo, no todo estaría perdido, porque hay un nicho que rompe esa tendencia a la baja y es el mercado de las cámaras “mirrosless” (“sin espejo”, para aficionados y que tienen prestaciones más avanzadas, pero por debajo de los aparatos profesionales), las que han logrado mejores cifras en enero y febrero de 2014, comparado con el mismo período un año anterior, incrementando las ventas en un 24,4%.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo