Felices pero frustados, así están los trabajadores chilenos

Por

Dicen por ahí que no se debe vivir para trabajar, sino que trabajar para vivir, por ello, muchas personas utilizan el trabajo como una herramienta para ir cumpliendo metas en la vida. Sin embargo, y aunque sea sólo un medio, no es agradable trabajar en un ambiente inhóspito o en una empresa donde no se valora el capital humano.

Para conmemorar el Día Internacional del Trabajo, Trabajando.com realizó una encuesta para saber qué tan contentos, satisfechos y valorados están hoy los chilenos.

La primera cifra es bastante optimista, ya que el 78% de los encuestados se siente feliz con su trabajo y sólo el 22% dice no estarlo.

Sin embargo, el panorama cambia cuando se les pregunta si se sienten valorados por su empresa. El 81% dice que no, mientras que sólo el 19% sí lo siente. Cristian Carvajal, director comercial de GrupoExpro explica que este alto porcentaje se debe “porque no hay una cultura de reconocimiento por parte de las empresas. El trabajador o colaborador no sólo se siente feliz con un sueldo, sino también cuando hay una felicitación por su desempeño, reconocimiento a su aporte o ideas nuevas que sugirió”.

Carvajal agrega que hoy es común que en las empresas sólo se hacen comentarios cuando alguien se equivocó, pero nunca cuando pasa lo contrario.

Otro punto es el que agrega Álvaro Vargas, gerente general de Trabajando.com, es que “la apatía y la falta de interés son un atasco insalvable para los empresarios que ambicionan destacar en su actividad. Por ello, la importancia de la motivación haciéndolos sentir, emocional y materialmente, que el éxito y crecimiento de la empresa es producto de su dedicación y compromiso”.

 

 

¿Cómo se revierte eso?


El representante de la empresa de recursos humanos GrupoExpro, precisa que aunque algunas empresas dan reconocimientos a final de año, ese tipo de prácticas deben tener mayor frecuencia. “El jefe debe perder el miedo al reconocimiento y en forma frecuente del buen desempeño de sus colaboradores de manera individual, porque esto tiene un efecto importante en el desempeño y clima general. Tiene un efecto más importante el reforzamiento positivo, que la sanción por mal desempeño tanto en el evaluado como en el grupo laboral en general”.

Otra cifra que preocupa es la alta frustración que existe. Por ello, Vargas recomienda identificar a la persona que necesita motivación e identificar cuál es el estímulo necesario “para que mejore su rendimiento”, los que pueden ser “cambios de turno, capacitación, bonos, aumento de sueldo, más vacaciones, etc”.

Por último, Carvajal aporta que “las jefaturas deberían reconocer los buenos desempeños y estar más atentas a los talentos de las personas y colocarlas en las tareas en las que tienen un buen desempeño y pueden aportar, porque esto desarrollaría su motivación o motor interno para el trabajo”.

 

 

Beatriz Stange.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo