Ojo: nueve claves para darte cuenta si debes cambiar de empleo

Por

Las principales causas para buscar un nuevo trabajo generalmente están relacionadas con tener un salario mayor, porque no estamos tranquilos en el entorno de la empresa, o porque simplemente estamos estresados.

 

Si sienten que cada vez se vuelve más pesada su rutina laboral, será mejor considerar un cambio de trabajo, ya que la presión constante afectan no sólo el desempeño como empleado, sino la salud en general, advierte el sitio www.estreslaboral.info.

 

Las inconformidades, la mala economía y el mal ambiente de trabajo, pueden desmotivar a cualquiera. Sin embargo, ante una decisión tan difícil, es mejor pensar bien antes de actuar. Para ello, considera las siguientes claves para saber si debes irte a otro empleo:

 

1. Cada día les cuesta más trabajo despertar

 

De un tiempo para acá, ha sido imposible salir de la cama en cuanto suena el despertador. El primer día de trabajo fueron los primeros en llegar; hoy ya no les interesa eso. Simplemente apagan el despertador y vuelven a dormir un rato más.

 

 

2. El tiempo en la oficina pasa muy leeeeennnntooo

 

Cuando estamos en un trabajo o proyecto que nos gusta, el horario no existe. Pueden dar las 9 de la noche y seguir en la oficina sin problema. La historia cambia cuando ha pasado una eternidad de las 10 a las 11 de la mañana.

 

 

3. Evitar a todos en la oficina

 

En el principio queríamos conocer a todos, comer con algunos o tomar algo al salir de trabajar. Eso terminó. Ya conocemos todo de sus vidas; se volvieron predecibles y lo que menos queremos es verlos.

 

 

4. Según Facebook, a todos les va mejor que a ti

 

Bodas en la playa, las vacaciones en Europa de uno de nuestros amigos, el fin de semana fuera de la ciudad de un familiar, la cena informal entre semana que tuvieron nuestros mejores amigos… ¿Y nosotros? ¿En dónde quedó la vida fuera de la oficina? Lo único que queremos es dormir todo el día.

 

 

5. Los domingos son los peores días, aparte de los de entre semana

 

Una vez que es domingo comienza el suplicio; nos quedan escasas horas para gozar de nuestro hogar.

 

 

6. No le aportamos nada a la empresa

 

Como un robot, llegamos a la hora que debemos llegar y nos vamos a la hora que nos tenemos que ir. Ya no existe emoción por innovar, por proponer o por resolver problemas.

 

 

7. Estamos todo el día distraídos

 

De pronto pensamos en cosas como empezar un propio negocio o una propia página de internet. Pensamos en cualquier cosa, el punto es distraernos.

 

 

8. Todo el tiempo nuestro humor es terrible

 

Nada de lo que ocurra en la oficina puede hacernos cambiar de humor y siempre estamos enojados.

 

 

9. Nadie nos soporta, cómo si nuestro aroma fuera terrible

 

Al llegar al trabajo ya nadie nos saluda, somos invisibles antes los demás. La mayoría de la gente nos evita.

 

 

 

Publimetro.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo