¡Cuidado! La adicción al trabajo podría ocasionarle estrés laboral

Por

Cindy Sánchez – Publimetro Internacional

 

Las personas aficionadas a su empleo llegan a un estado en el que, además de poner en riesgo su salud e integridad, hacen que el estrés se apodere de la compañía en la que trabajan y se generen conflictos internos, afectando a sus compañeros.

La adicción a las labores profesionales lleva a dar prioridad absoluta al trabajo, poniéndolo sobre la familia, la pareja y los amigos. Viven por y para su puesto, sin importar que estén perdiendo momentos significativos de su vida, pues consideran que desde que tengan trabajo y se desempeñen de manera excelente, tendrán seguridad.

 

 

La adicción

El objetivo de quien tiene una dependencia al trabajo es lograr el éxito total en su carrera o labor, sin importar su estabilidad emocional ni el resto de su vida.

 

 

Personalidad


Indiscutiblemente, la forma de ser de cada persona influye en su ámbito laboral. Un adicto al trabajo llega a serlo, en parte, por rasgos de su personalidad y crianza. Para ellos, los retos, el liderazgo y tener poder son aspectos importantes, así que hacen lo que sea por llegar lejos. Quienes son adictos a su trabajo quieren demostrar que son importantes, pues tienden a ser presumidos y obsesivos.

 

 

Perfeccionistas


Aunque no parezca, el adicto al trabajo suele tener baja autoestima y además es perfeccionista. No obstante, esto no es una regla general, ya que algunos son egocentristas, les apasiona el poder y no les importa en lo más mínimo las demás personas, por esto tienden a pasar por encima de sus compañeros y crear ambientes en los que la tranquilidad se escapa poco a poco.

 

 

Estrés laboral


“Un compañero de oficina era adicto al trabajo y solía estar pendiente de todo, hasta de las cosas que no le correspondían. Me mandaba a mí y a mis compañeros como si fuera nuestro jefe, quería intervenir en todo y trabajaba jornada completa. El ambiente era terrible, se crearon conflictos, él hizo que despidieran gente y empezaron los problemas. Yo renuncié porque no lo aguantaba…”, comentó un joven ingeniero que trabajó con uno de estos personajes.

 

 

Consecuencias


Las personas trabajo-dependientes se aíslan de los demás, buscan desmesuradamente el triunfo, son ansiosas, no son amigables y ven a los otros como competencia, no crean vínculos, sufren constantes problemas de salud, son desconfiadas, egocéntricas y, en algunos casos, llegan a consumir sustancias tóxicas, como la cocaína.

 

 

Causas


Se puede partir desde la infancia, por haber tenido una educación muy rígida y exigente; también puede ser por frustraciones e inseguridades, que hacen al adicto querer mostrarse como alguien triunfante. Otra causa es la pena social, si el afectado creció en un ambiente de escasos recursos y humillaciones laborales tiende a crear sentimientos de rabia y venganza, convirtiéndose en un obsesionado por su labor.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo