Los errores de los jóvenes cuando ingresan al mundo del trabajo

Por

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pablo Contreras Pérez

 

Seguramente cuando comenzaste a buscar empleo o ya conseguiste tu primer trabajo te invadieron una serie de dudas.

 

Desde cómo hacer un currículum o como enfrentarse al funcionamiento de la empresa para no cometer errores que impliquen el despido, son algunas de las inquietudes que enfrentan los jóvenes cuando ingresan al mundo laboral, ya sea luego de salir del colegio, o al momento de egresar de una carrera de la educación superior.

 

En declaraciones a Forbes, la experta Dani Ticktin Koplik explicó que los veinteañeros suelen caer en errores, tales como la arrogancia y la sobreprotección de los padres, cuando postulan a un plaza de trabajo. Además presentó una serie de otras faltas como la de tener un currículum descuidado y no tener un buen uso de las redes sociales.

 

A juicio de Álvaro Vargas, gerente general de Trabajando.com Chile, las principales equivocaciones en las que incurren las personas en esta nueva etapa de sus vidas es comenzar la búsqueda “sin tener en cuenta su formación”. En ese sentido, agrega que para escoger bien a dónde acudir,  “cada persona debe conocer quién es, para qué sirve, qué sabe, qué puede, qué quiere”.

 

Específicamente en el CV, Vargas explica que la redundancia, usar palabras rebuscadas pensando que eso los hará ver más profesionales,  son las cosas que los jóvenes deben evitar.

 

Estas situaciones, las que terminan perjudicando a los primerizos en el mundo del trabajo, podrían evitarse, pero el experto subraya en que hace falta coordinación entre las instituciones involucradas.

 

“Esa es la deuda que tienen las empresas con las universidades e institutos. Hay una desconexión entre lo que ofrecen las casas de estudio y lo que buscan las empresas. Estas últimas debiesen organizarse de manera tal, que cada sector deje en manifiesto las competencias que están reclutando en sus organizaciones, de esa forma, las casas de estudio podrían preparar a sus estudiantes para hacer de ellos personas más ’empleables’ en sus rubros” explica el gerente de Trabajando.com.

 

En esa línea enfatiza que esto solo termina perjudicando precisamente a los jóvenes “que cada día se enfrentan a un mercado laboral más exigente y ellos siguen teniendo la misma preparación“.

 

Según una encuesta del portal hecha en nueve países de Iberoamérica, el 75% de los jóvenes recurre primero a portales de empleo online para buscar trabajo. Ante esa estadística, Vargas hace hincapié en que al utilizar Internet para encontrar trabajo, se debe usar sitios web fiables y de confianza, no enviar mails con el curriculum de forma indiscriminada, asegurarse que detrás de las ofertas hay empresas serias y por sobre todo “huir de aquellas ofertas que ofrezcan grandes rentas sin ningún tipo de experiencia”.

 

Ahora bien, cuando  el joven es contratado la idea obviamente es permanecer en él. “El primer empleo es una experiencia que pone a prueba lo aprendido durante años de estudio, pero también da espacio para crecer como profesional y persona”, asegura el experto.

 

Sin embargo, hay conceptos claves que los jóvenes deben tomar en cuenta, como la puntualidad en los horarios y la presentación personal. Aunque Álvaro Vargas subraya también en demostrar “responsabilidad y compromiso. No sirve de nada una persona que cumpla con los horarios, si no cumple con los plazos de entrega o responsabilidades del cargo“.

 

Por otro lado, aclara que los errores son parte del proceso y no hay que entrar en pánico por culpa de ellos. “Es esencial confiar en lo que sabes, en las capacidades y en la razón por la que llegaron ahí. Lo fundamental es tener las ganas de aprender y avanzar”, destaca.

 

Otro aspecto en que los jóvenes deben tener cuidado en sus primeros empleos es la integración con los compañeros. Vargas dice que “es muy importante que siempre sean respetuosos y tengan una buena actitud con sus pares. Pues el trabajo se basa en las relaciones interpersonales y constituyen un papel crítico en las empresas, y es que si no andan bien, afecta la productividad y las tareas diarias”, concluye.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo