La compra de Whatsapp y los millones del negocio de las redes sociales

Por

 

 

Sergio Jerez

 

La confirmación de la compra de Whatsapp por parte de Facebook, en casi 22 mil millones de dólares, es una demostración palpable de lo que es hoy el negocio de las redes sociales. No es el primer golpe de chequera de las grandes potencias del rubro, aunque sí la de más alto vuelo.

 

Recordemos que la última gran adquisición de la empresa creada por Mark Zuckerberg fue Instagram, la compañía tras la popular aplicación de retoque de imágenes para smartphones, por la que pagó mil millones de la divisa estadounidense, entre acciones y dinero constante y sonante. Lo importante es que, al contrario de otras transacciones en el medio, no significó la desaparición de Instagram, tal como lo señaló, entonces -abril de 2012- su presidente, Kevin Systrom.

 

Pero casos como estos no son escasos en el negocio de la tecnología y, en especial, al que se refiere a las redes sociales, cada día más importantes y valoradas por la gente.

 

 

Buscador de negocios

 

Veamos el caso de Google, el buscador número uno del mundo, por ejemplo. Porque tiene mucha historia, aunque su mayor inversión haya sido en Motorola Wireless, la inventora del celular por allá por comienzos de abril de 1973, cuatro años después de haber llevado las comunicaciones por radio a la Luna. Google pagó la increíble suma de 12.500 millones de dólares en agosto de 2011 para quedarse con la afamada compañía, que ya estaba perdiendo terreno con la aparición de Nokia y luego Apple con su conocido iPhone.

 

Antes, en 2005, había desembolsado 50 millones de dólares por Android, que luego se instaló en la cima, ya que más de la mitad de los teléfonos inteligentes del mundo lo preferían, por sobre iOS, de Apple.

 

Mil millones de dólares pagó también Google por Twitch, la plataforma que emite partidas de videojuegos en directo, fundada en San Francisco por Justin Kan y Emmett Shear.

 

Algo más pagó Google en octubre de 2006 por YouTube -1.650 millones de dólares- aunque el golpe mediático fue mucho mayor, pese a que la compañía tenía entonces menos de 30 meses de existencia y ya contaba con más de 30 millones de visitantes únicos al mes, mucho más que los 7 millones mensuales que en ese momento sumaba Google. YouTube concentraba en esa época poco menos que el 50% del mercado de publicación de videos en la red.

 

 

¿Otro más?

 

Por cierto. Hay otro gigante que anda por los mismos pasos, aunque de pronto sus adquisiciones hayan sido más bien para eliminar rivales que para sumarlos. Y tampoco algunas que continuaron acabaron por ser un gran negocio. Hablamos de Yahoo.

 

Por ejemplo, en 1999 compró Geocities, por 4 mil millones de dólares y lo cerró en 2009, considerándose uno de los mayores fracasos de Yahoo Inc. Lo mismo ocurrió con Broadcast.com (cinco mil millones), Flickr (dicen que fueron 35 millones en moneda estadounidense), pero no resultó lo esperado, por más que los estudiosos en la materia digan que fue más que nada por desatención de Yahoo. Y el último caso es el de Blink, una plataforma de mensajes que se desvanecen y por la cual no se ha dado una cantidad, pero que al igual que los anteriores dejará de funcionar, aunque el equipo de desarrolladores se unirá al plantel de Yahoo.

 

Mejor resultó el negocio con Alibaba Group (US$1.000 millones), un verdadero éxito y del cual tiene el 40%; Right Media (US$850 millones), dedicada al intercambio de publicidad; Summly (US$30 millones), que ofrece temas en pocas líneas para teléfonos móviles, y finalmente está el caso de Tumblr, la plataforma de microblogging, por la que Marissa Meyer, la CEO de Yahoo desde julio de 2012, pagó 1.100 millones de dólares, pero que funcionará en forma separada del gigante de las redes sociales.

 

Aparte podemos mencionar los mil millones de dólares que Samsung le pagó a Microsoft por el uso de patentes relacionadas con el mundo de las comunicaciones móviles. Pero eso es otro cuento.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo