Educadora de menores vulnerables es premiada

Por

La señora Lucha, como todos le dicen, fundó hace más de 30 años el Colegio San Rafael de Barnechea, que se ha destacado por dar una educación integral y de excelente calidad a niños en situación de pobreza. Ella cuenta con orgullo y a la vez con algo de tristeza, que la mayoría de ellos hoy son profesionales por lo que sus hijos ya no cumplen con el requisito de vulnerabilidad para ser alumnos de este colegio. En todo caso, son varios los que hoy trabajan ahí como profesores o administrativos.

Ser madre de 7 hijos, abuela de 43 nietos y bisabuela de 19 bisnietos no le ha quitado la fuerza para poder sacar adelante y hacer crecer este proyecto. Cuenta que la ayuda mucho vivir en el mismo terreno con varios de sus nietos, porque le permite observar a los niños “al crudo” como dice ella, para mantener este proyecto como algo “vivo”, es decir cambiante porque se debe adaptar a los niños de hoy manteniendo principios fundamentales.

Llegó con su familia a vivir a Barnechea el año 62, cuando sólo existía una calle y los vecinos eran en su mayoría de origen campesino. Comenzó a tener contacto con un grupo de personas que vivía en la orilla del río Mapocho, llamándole especialmente la atención los niños del lugar, que a pesar de asistir a un colegio público en las mañanas y ser muy “listos” como ella los describe, tenían muchas falencias en su aprendizaje. Esto marcó el inicio de una búsqueda que sigue activa hasta el día de hoy. Se reunía con ellos en las tardes acomodándose entre las piedras, hasta que los propios padres al ver que esto era verdaderamente bueno para sus hijos, le construyeron unos bancos de madera. Fue en esas circunstancias en que su marido le dijo que esas eran cosas tímidas de mujeres, que por qué mejor no hacía un colegio.

Así, la idea fue madurando, al mismo tiempo que la señora Lucha pudo conocer el funcionamiento de otros colegios por dentro, y el año 78 partió con 1º básico. Hoy atienden a 815 niños en forma gratuita y en jornada escolar completa, con un nivel académico semejante al de los colegios privados.

Si bien, han sabido asumir los desafíos que los tiempos van imponiendo, existen principios que se mantienen y que otorgan el carácter al colegio San Rafael, como la importancia de la familia, el valor del desarrollo del lenguaje, reflexionar acerca de la contingencia y la constante capacitación de los profesores.

Una de las inquietudes de María Luisa Vial es la carencia cultural de muchas de estas familias y de gran parte del país, que incluye la historia, raíces, tradiciones, costumbres. Por esto, tiene como desafío publicar cuentos chilenos tradicionales.

También es una convencida de que los niños tienen un sexto sentido para lo bueno, por lo que siempre ha buscado formarles el gusto dándoles poca “paja picada.” Así aprenderán a elegir lo mejor.

Como Mujer Impacta 2014, la señora Lucha aconseja a las mujeres que aprecien lo que tienen, que marquen su territorio femenino y que trabajen seriamente por la educación de sus hijos, porque Chile necesita mucho.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo