¿Qué hacer cuando estás cesante y no logras encontrar empleo?

Por

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pablo Contreras Pérez

 

Es un hecho que el país está atravesando por una delicada situación económica que, según algunos expertos, no mejoraría en el corto plazo, pese a las previsiones del Gobierno.

 

El magro crecimiento que está generando la economía nacional aún no ha pegado tan fuerte en el mercado laboral, ya que la tasa de desempleo no ha subido tanto como pudiera esperarse. De todas formas, lo que sí evidencian las cifras como las del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) es que la creación de empleo se ha estancado y ya no va al ritmo de periodos anteriores.

 

Si es de aquellos que ha tenido la mala fortuna de perder el empleo ¿qué hacer? Lo ideal es no desesperarse y comenzar a observar las opciones que puedan surgir.

 

“Lo primero es reconocer que uno está cesante con el círculo cercano como familiares, amigos, ex compañeros del colegio o de la educación superior, porque ellos son buen vehículo para estar atento a oportunidades“, destaca Christopher Lorca, gerente de Selección de Técnicos y Profesionales de la empresa de recursos humanos GrupoExpro.

 

Lorca estima que cuando la persona se queda sin trabajo, se puede tardar en períodos normales, entre 3 a 4 meses en encontrar uno nuevo, pero en períodos de mayor cesantía ese lapso se puede extender sobre seis meses y más.

 

Por ello, lo fundamental es “ser proactivo al buscar trabajo” señala Nicole Papazian, Jefe de Marketing y Comunicaciones de Adecco. En ese sentido agrega que “hay que investigar constantemente diversas ofertas laborales, conversar con contactos de antiguos empleos, hacer postulaciones personalizadas dependiendo la oferta laboral, buscar ofertas en redes sociales como LinkedIn, cargar el currículum actualizado en portales de internet de búsqueda de empleo y en los portales de empleo de las páginas de empresas que me gustaría trabajar”.

 

Sin embargo, este tiempo “parado” el capacitarse puede ser una opción muy útil, para en el futuro lograr un mejor puesto y así dejar atrás el complicado momento que puede estar viviendo actualmente.

 

“Las capacitaciones son una opción, ya que es una buena instancia para enriquecer el CV y adquirir conocimientos con diversos cursos de formación, especialmente en los puntos que son más débiles para cada persona“, destaca la experta de Adecco.

 

Similar opinión tiene el gerente de GrupoExpro, ya que enfatiza que estos periodos de cesantía son “una buena oportunidad para tomar algún curso con calma, sin estrés, por ejemplo para perfeccionar el inglés, pues un segundo idioma siempre dará un valor agregado para encontrar un trabajo”, esto junto con enfocarse en aquellas relativas a la proyección de carrera que se desea.

 

“Durante la cesantía, se puede aprovechar el tiempo y la oportunidad que da salir de la vorágine diaria, para diseñar estratégicamente nuestra carrera y escoger de acuerdo a eso las opciones de capacitación que necesitamos para reorientar el rumbo si es necesario”, expresa Lorca.

 

Asimismo, Papazian asegura que otra buena opción son las capacitaciones específicas para buscar empleo, denominadas Outplacement o cursos de reinserción laboral, junto a la participación “en charlas y presentaciones gratuitas que muchas veces son útiles para ampliar la red de contactos”, subraya.

 

Desde GrupoExpro además hacen hincapié en que para personas de situación económica vulnerable, el Estado dispone de becas de capacitación ofrecidas por los Organismos Técnicos de Intermediación de Capacitación (OTIC). Las personas deben averiguar cuáles pueden ofrecer cursos apropiados a sus necesidades y llenar la ficha de protección social.

 

 

¿Cambiar de rubro con tal de tener trabajo e ingresos?

 

Si la situación económica personal y/o de la familia comienza a hacerse difícil y está pensando en buscar empleo en algo distinto a su ámbito, los expertos estiman que esto no es negativo.

 

“Si un trabajador quiere seguir haciendo carrera con su profesión, lo ideal es que mantenga la búsqueda laboral en su área. Sin embargo, si ha pasado mucho tiempo desempleado y se requiere un trabajo urgente por un tema económico, no hay que desechar el trabajar por un tiempo en un cargo distinto“, señala Nicole Papazian.

 

Mientras que Christopher Lorca explica que “a diferencia de décadas atrás cuando las personas permanecían toda una vida en un mismo trabajo, en el mundo actual las personas cambian numerosas veces de trabajo durante su vida”, por ello estima que aceptar algo diferente y que está fuera de la especialidad del trabajador puede ser algo temporal si lo dicta la necesidad económica. “Incluso ese nuevo trabajo nos puede dar sorpresas, y algo que pensamos que no nos interesaba, podría resultar estimulante y afín a nuestras habilidades“, asegura.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo