Ojo: en un trabajo temporal también tienes derechos laborales

Por

 

Pablo Contreras Pérez

 

En la época de Navidad y luego durante el verano surgen una gran cantidad de trabajos temporales que son aprovechados por jóvenes para trabajar y hacerse de algunos pesos ya sea para costearse las vacaciones o para financiar en parte los estudios.

Cabe resaltar que las condiciones laborales de estos empleos de plazos determinados no tienen por qué ser sinónimo de menos derechos laborales. ¿Qué pasa con el contrato? ¿Cómo pueden ser sancionadas las empresas que no cumplen con la ley?

El Código del Trabajo establece ciertas obligaciones para las empresas y los trabajadores, destaca Ricardo Pérez de Arce, coordinador de las Clínicas Jurídicas de la Facultad de Derecho de la Universidad San Sebastián (USS).

El académico recalca que la norma en Chile no contempla un contrato de trabajo para la modalidad part time, pero “si permite establecer contratos para jornada de tiempo parcial, que equivalen a no más de 30 horas semanales”, señala.

En este sentido, Pérez de Arce señala que en el contrato se debe estipular cuánto es el tiempo que durará el empleo y el empleador debe establecer explícitamente cuándo concluye.

Otro aspecto importante es el plazo para suscribir el mencionado documento. “Cuando hablamos de un trabajo por un tiempo determinado, o de duración inferior a 30 días, el contrato debe celebrarse en un plazo máximo de 5 días desde que se inicia la prestación de servicios“, resalta el abogado.

Por su parte, el gerente general de Trabajando.com, Álvaro Vargas señala que el trabajador de jornada parcial tiene los mismos derechos que el de jornada completa, claro que con dos excepciones “tendrá un tope proporcional en lo que se refiere a gratificaciones y la base de cálculo para la indemnización legal podrá determinarse de más de una forma”, explica.

Es importante formalizar la relación contractual, ya que de no hacer se considerará una infracción que se sanciona con una multa de entre 1 y 5 UTM para la empresa. “Si es el trabajador el que se niega a firmar, el empleador debe notificar a la Inspección del Trabajo; de mantenerse esta actitud, el trabajador puede ser despedido sin derecho a indemnización“, aclara Pérez de Arce.

 

Mientras Vargas añade que “las partes pueden pactar alternativas de distribución de jornadas, caso en el cual el empleador, con una antelación mínima de una semana, está facultado para determinar entre una de las alternativas, la que regirá en la semana o período superior siguiente”.

 

Por otro lado, el gerente de Trabajando.com resalta que este tipo de empleados a gozan del mismo derecho en cuanto a salud y AFP. “Teniendo un contrato, queda totalmente amparado por el beneficio de los dos ítems”, dice.

Y puntualiza además que “en caso de ser despedido, las causales son exactamente las mismas en cualquier tipo de contrato y se encuentran contenidas en los artículos 159, 160, 161 y 163 bis del Código del Trabajo”.

 

 

¿Y si eres un practicante?

 

Otro caso particular es el de los practicantes. Aquí el Código del Trabajo no establece la necesidad de celebrar un contrato de trabajo para los servicios que preste un alumno o egresado de educación superior por concepto de práctica profesional, detalla el académico, pero sí subraya en que el empleador debe proporcionarle a ese estudiante beneficios de colación y movilización, o bien cancelar una asignación compensatoria que cubra esos gastos, lo que no constituye remuneración.

 

 

Dato

Si requieres de más información o quieres hacer una denuncia, puedes visitar la página www.dt.gob.cl.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo