¿Trabaja en Navidad y Año Nuevo? Consejos para saber cómo enfrentarlo

Por

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pablo Contreras Pérez

 

Pese a que el 25 de diciembre y el 1 de enero son feriados irrenunciables, sí hay personas que esos días tendrás que trabajar, perdiéndose así la celebración con la familia o los más queridos.

 

Son aquellos como que laboran en hospitales o que tiene que cumplir turnos, los que no tiene posibilidad de librarse de ejercer sus labores durante estas fiestas de fin de año. Pero ¿cómo enfrentar esta realidad? ¿Deprimirse? ¿Cambiar de empleo?

 

Según explica Jéssica Kraemer, sicóloga laboral de la empresa de recursos humanos GrupoExpro, “a las personas que deben trabajar en las fiestas o al día siguiente que es feriado, el empleador le debe avisar con anticipación, no de manera intempestiva ese día. Con suficiente anticipación la familia del trabajador está al tanto de esta situación y se prepara, por ejemplo para cambiar el lugar de celebración o los familiares con los que se reunirá”.

 

Asimismo, la experta estima que el trabajador debe mostrar buena disposición y debe cumplir con su responsabilidad. Además “debe tomarlo como un esfuerzo que realiza por su familia y por sí mismo, porque muestra que es capaz de asumir compromisos y responder por las tareas asignadas”, apunta y recalca que con el sueldo podrá financiar otros proyectos, como estudiar.

 

Este sacrificio no parece pasar desapercibido para las compañías, ya que estas lo valoran. Kraemer señala “las jefaturas saben que es difícil para las personas llegar a sus trabajos y cumplir con sus funciones en estas fechas especiales, y muchos no llegan o llegan tarde, por lo que las empresas valoran más a quienes sí cumplen sus compromisos. Trabajar estos días especiales genera una mejor percepción del trabajador en las jefaturas, como alguien confiable y responsable“.

 

Otro aspecto que el trabajador debe tener en consideración es “debe consultar a su jefatura por alguna opción de compensación que sea razonable y no afecte el curso de la empresa”, sostiene la sicóloga. En ese sentido, agrega, el pedir los días 26 de diciembre y 2 de enero que son viernes es una opción. Eso sí, especifica que “todo dependerá del rubro y las necesidades de la empresa en los días que siguen a las fiestas la manera en que se puede compensar al trabajador”.

 

¿Y hacer un cambio con el colega? “Uno puede conversar con un compañero de trabajo hacer una especie de trueque de feriados, y proponer esa fórmula a la jefatura. Pero es una decisión de la jefatura, pues puede suceder que el compañero de trabajo no tenga las competencias o la información necesaria para desempeñarse esos días festivos”, recalca la experta.

 

 

Renunciar no es una opción

 

Si definitivamente no quiere que esta situación le vuelva a suceder y está planteándose el renunciar o cambiarse de empleo, debe pensarlo dos veces. La sicóloga de GrupoExpro estima que “el mercado laboral no está estable para decidir abandonar un trabajo por el esfuerzo que puede significar trabajar en estas fiestas o días festivos. Además, si alguien no quiere trabajar en estas fechas de fiestas, no es la mejor época para renunciar”.

 

En ese aspecto, afirma que la temporada de verano no es la mejor época para abandonar un empleo, “pues significa entrar en incertidumbre laboral en enero y febrero, donde habitualmente sólo se consiguen empleos de reemplazo por períodos acotados de tiempo“, además que las decisiones de contrataciones para puestos estables se activan a fines de febrero y en marzo, concluye.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo