No siempre el jefe es un buen líder

Por

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hace algunos años, los profesionales lograban hacer carrera en las empresas según su antigüedad en la compañía y el cargo de jefe o de líder lo ocuparían apenas quedara vacante. Hoy eso ha cambiado. Si bien se consideran los años de trayectoria, títulos, posgrado o master, las empresas están evaluando otras cualidades a la hora de definir los liderazgos.

Producto de ello han surgido los gerentes jóvenes, emprendedores, dinámicos y con capacidad de adaptarse a los cambios. Estos son los denominados “líderes”, los cuales cumplen un rol diferente al de los jefes.

“Un jefe es un rol necesario dentro de la organización, es el encargado de coordinar equipos, administrar recursos y estar a cargo de un área. Sin embargo, el liderazgo es una cualidad que si bien se puede ver en un jefe, no siempre está presente. O sea, puede haber un jefe que no sea líder“, explica Loreto Ovalle, consultora de Great Place to Work Chile.

En ese sentido, la forma en cómo el gerente enfrenta las diversas situaciones y cómo dirige a su equipo serán primordiales a la hora de definir su es líder o un jefe.

“Las crisis son una de las instancias claves para determinar el liderazgo de un profesional. Un buen líder siempre va a apoyar a su equipo, cuando ha ocurrido algún error involuntario. Las crisis las verá como un desafío y una oportunidad”, comenta la consultora.

La comunicación es otro de los aspectos que determinan los liderazgos. Ser capaz de comunicar horizontalmente, de manera oportuna, transparente y clara es una cualidad de los líderes; así como escuchar y recibir sugerencias. “Esto genera sentido de equipo, porque los trabajadores también se sentirán parte de las decisiones que se toman”, explica Ovalle.

Para los empleados, las oportunidades de crecimiento dentro de una empresa son un importante incentivo para comprometerse con la compañía, por ello es fundamental que el líder no solo las identifique, sino que también reconozca el buen trabajo realizado y el esfuerzo extra que hacen para cumplir los objetivos.

Asimismo, la experta enfatiza que los líderes deben ser capaces de cumplir todos los aspectos anteriormente descritos de una manera consecuente, proyectándolo en sus acciones. “El liderazgo es una cualidad que se mantiene y se ejerce en todo ámbito”, asegura Ovalle.

Durante la última premiación de las Mejores Empresas para Trabajar en América Latina, Chile destacó como el país que más creció en dicho indicador. La encuesta mide la confianza de los colaboradores hacia sus jefaturas, la camaradería entre colegas y el orgullo de los empleados por su trabajo y la misión de las organizaciones.

Al respecto el director de la consultora, José Antonio Yazigi,  asegura que el aumento de la confianza entre los empleados en los mejores lugares para trabajar se debe principalmente por un cambio de mentalidad entre los líderes corporativos de las compañías.

“Ellos se dan cuenta de que el motor clave para el cambio es la gente. Los cambios pueden parecer superficiales, pero señalan la forma en que las empresas están reconociendo que cada empleado no es un recurso, sino personas“, asegura Yazigi.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo