Derribando mitos: ¿de dónde vienen, quiénes son y cuál es la experiencia de la "casa propia" en el segmento emergente?

Por

 

 

“En una sola casa no pueden haber dos dueñas de casa, ya que cuando tú ya tienes una vida en pareja, tienes que estar solo. Eso es lo que me obligó a buscar la mía”. Así lo manifiesta Victoria, una residente de la comuna de Quilicura.

La situación de allegado, esa dolorosa piedra en el zapato de la realidad social de muchas familias chilenas -y que refleja el caso de Victoria-, pareciera estar dando un vuelco favorable.

Así lo demostró un estudio de Socovesa -encargado a sicólogos de la Universidad Católica de Chile y Adimark-, el cual permitió conocer en profundidad la realidad de 540 familias que habitan proyectos sujetos a subsidio DS01 en Santiago y Rancagua. Esto con el objetivo de medir los niveles de satisfacción que lograron experimentar al ser propietario por primera vez.

La investigación reveló que quienes habitan en proyectos acogidos a subsidio, sólo el 17% vivía anteriormente en condición de allegados, es decir, compartían una vivienda con sus papás o familiares, estando en pareja o con hijos. Al contrario, el 33% de los encuestados venía de vivir con sus padres mientras que el 37% arrendaba junto a su pareja.

“Quienes son sujetos de subsidio muchas veces están inmersos en la desesperanza aprendida. Antiguamente más del 60% vivía de allegados compartiendo un espacio reducido con muchas personas y ostentando una autonomía y capacidad de decisión muy escasas sobre la vida al interior del hogar”, comenta Julio Cañas, gerente de segmento emergente de Socovesa quien destaca el cambio de esta situación a la luz de los últimos números.

Así, otro de los resultados que arrojó el análisis, es que el 80% de quienes postulan hoy a subsidio lo hacen para consolidar un proyecto familiar y por lo tanto, la motivación para optar al subsidio se relaciona con la necesidad de buscar su propio espacio para darles una mejor calidad de vida a sus hijos; un lugar donde pudiera construirse sólidamente el proyecto familiar, con sus reglas y códigos propios.

“El logro de la casa propia está potentemente cargado de emoción y de un fuerte sentimiento de orgullo, de la sensación de la labor cumplida, de ganar independencia. Es también una experiencia altamente motivadora, que mejora la calidad de vida de todo el grupo familiar, el primer escalón de la movilidad social que luego los lleva a concretar otros sueños, como comprar un auto nuevo, tener al primer profesional en la familia o impulsar un emprendimiento”, asegura Julio.

 

Compradores con subsidio: ¿Quiénes son?
• Son familias jóvenes entre 25 y 35 años, con 1 ó 2 hijos pequeños, la mayoría entre 0 y 10 años.
• El 88% se autodefine como clase media, “de esfuerzo y trabajadora”. Aseveran que no les falta ni les sobra, evidenciando una limitada capacidad de ahorro.
• Gran parte de ellos tienen trabajos como choferes, operarios, mecánicos, cajeras de supermercado, guardias de seguridad.
• En el 50% de los casos, ambos integrantes aportan constantemente al ingreso familiar. El resto de la familia realiza labores de manera esporádica.
• Un 63% tiene automóvil particular, aunque declaran movilizarse en transporte público. El auto es sólo para los fines de semana, por el costo de los traslados.

 

Búsqueda de espacios seguros y cómodos
Los condominios cada vez ganan más terreno frente a villas y departamentos, esto por una serie de beneficios que este tipo de conjuntos habitacionales ofrece, como por ejemplo, la percepción de la calidad constructiva.

Tranquilidad y seguridad es también parte de la consigna. Y hoy la oferta inmobiliaria en condominios cuenta con otros beneficios como áreas verdes, canchas deportivas que para los entrevistados del estudio resultaron ser muy valorados. Sin embargo, todos ellos consideraron altamente relevante que el proyecto al cual postulaban estuviera ubicado en un condominio cerrado.

Ahorrando en los gastos comunes
Respecto a la forma de cómo se organizan quienes viven en estos condominios, muchos de ellos toman la decisión de auto administrar los recursos que tienen para que puedan mantener de buena manera sus espacios comunes.

Para ello Socovesa, con el objetivo de aportar a las nuevas comunidades, desarrolló un concepto denominado “Condominios Autogestionados”. Aquí se entrega a estos propietarios todas las herramientas y capacitaciones básicas para que puedan administrar sus propios condominios.

La organización entre vecinos se realiza con dos fines específicos: tomar acciones que aumenten la seguridad del conjunto y realizar festividades para la comunidad, especialmente para los niños.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo