Un siglo de Chuquicamata, una mina que se reinventa

Por

 

 

El 18 de mayo de 1915, se puso en marcha Chuquicamata, la que se convertiría con el tiempo en la mina a rajo abierto más grande del mundo, inaugurada por el entonces presidente, Ramón Barros Luco.

 

Esta histórica faena que se ha convertido en la mina más emblemática de Codelco, ha jugado un rol fundamental en los ingresos del Estado durante todo un siglo, dada la importancia de las exportaciones de cobre en el presupuesto de la nación.

 

Durante los 100 años de historia de la mina, y desde que pertenece a Codelco, el Estado ha recibido ingresos que alcanzan los US$ 21.000 millones.

 

En su centenario la mina de Chuquicamata se reinventa y hace la reconversión para pasar de la minería a rajo abierto a la subterránea, en lo que se ha denominado proyecto Chuquicamata Subterráneo, que tendría su puesta en marcha entre 2018 y 2019, y cuyo objetivo es producir 140 mil toneladas por día y contar con una vida útil de por lo menos 40 años. Tendrá 1.000 kilómetros de de túneles y galerías, equivalentes a distancia entre Calama y La Serena.

 

Uno de sus desafíos es incorporar niveles tecnológicos elevados, en un proceso de mejoramiento continuo, y por lo tanto, para lograr los niveles de productividad planificado en un proyecto de esta magnitud, se requerirá que los trabajadores y, en especial, quienes postulen a niveles de planificación, supervisión o liderazgo intermedio tengan un conocimiento de todas las operaciones unitarias involucradas en su área de trabajo.

 

Según señala Codelco, las reservas de Chuquicamata subterránea equivalen a más del 60% de lo explotado en el yacimiento durante los últimos 100 años. Siendo más específico,son 1.760 millones de toneladas (versus los 2.600 millones extraídos en el siglo de historia).

 

“La operación subterránea de Chuquicamata involucra un cambio total de las tareas diarias de la mina, tanto respecto de la producción como de la mantención de equipos. En consecuencia, los desafíos de RR-HH se refieren a reclutar suficiente cantidad de personal con habilidades y competencia para hacerse cargo de dichas tareas, incluyendo operadores, mantenedores y supervisores capacitados”, explica Víctor Encina, Director Académico de Diplomado en Minería Subterráneo de JRS.

 

Imagen foto_00000063Además, añade que “en materia de capacitación de supervisores de primera línea para minería masiva subterránea, hay algunas iniciativas privadas como el programa de JRS. El curso que está orientado a formar expertos para proyectos mineros subterráneos de gran envergadura, durará cerca de seis meses y su primera versión comienza en el segundo semestre de este año”.

 

 

Productos “Made in Chile”
Gracias a la creatividad e ingenio de un grupo de chilenos, hoy existe en nuestro país una versión 3.0 del metal rojo, que está cambiando el tradicional escenario, gracias a productos desarrollados con nanotecnología. Esta innovadora fórmula en base a nanopartículas de cobre ha permitido generar aplicaciones más efectivas y duraderas. Desde la primera ambulancia hasta productos de belleza e higiene con partículas de cobre.

 

“La nanotecnología no es más que ver cómo las cosas habituales que todos conocemos las miramos a nivel de nano (un nanómetro es una millonésima de un milímetro, o más claro: las uñas crecen app 1 nm por segundo) y luego vemos cómo se comportan y cambian sus propiedades en ese mundo miniatura”, expresa Patricio Jarpa, Gerente General de Nanotec Chile.

 

Entre las aplicaciones se encuentran principalmente productos relacionados con la industria de la salud y equipamiento médico diario, como es el caso de la primera ambulancia en Chile y del mundo que cuenta en su interior con nanopartículas en cobre que permite eliminar hasta un 99% de microorganismos.

 

Las nanopartículas de cobre están presentes en todas las superficies de paredes laterales y superiores del interior de las ambulancias. “Este fue un proceso largo, que demandó muchos meses de investigación y pruebas, con pruebas de laboratorio tanto en Chile como el extranjero, a objeto de certificar las reales propiedades de esta tecnología hasta concretar la mezcla perfecta que lograra los efectos deseados. Todo este proceso ha requerido una inversión cercana de US100 mil dólares”, detalla el Gerente General de Conversiones San José, Enrique Allué.

 

Por otro lado, se han logrado avances en otros productos, como son geles para manos sin alcohol, jabones líquidos y hasta cremas de belleza con partículas de cobre, que forman parte de las innovaciones que desarrolló la empresa Procopper junto a Nanotec. La inversión que se realizó es de alrededor de US$400 mil, enfocados en investigación, desarrollo de las innovaciones, contra muestras e inscripciones de marca.

 

Patricio Jarpa concluye que para que en Chile existan más iniciativas innovadoras como éstas, debería existir mayor cantidad de políticas públicas y apoyo estatal. “Debería imitar iniciativas como en Israel y otros países europeos, donde la ciencia y la tecnología son una de las prioridades de largo plazo”, dijo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo