Los millones de dólares en sponsors que podría perder FIFA por escándalo de corrupción

Por

 

 

Varias empresas multinacionales, entre ellas Hyundai, Coca-Cola, Adidas, McDonald’s y Visa, que patrocinan la Copa del Mundo de fútbol, presionan a la FIFA a depurarse de dirigentes corruptos tras las acusaciones de la justicia estadounidense contra varios de ellos.

 

Cabe destacar que sólo durante el 2014 FIFA reunió US$177 millones por concepto de auspicios y en los últimos cuatro años antes del Mundial de Brasil 2014, los ingresos llegaron a US$5.700 millones.

 

La emisora de tarjetas de crédito Visa llegó incluso a amenazar con romper sus contratos con el máximo organismo del fútbol mundial. Si no hay cambios, “informamos (a la FIFA) que reevaluaremos nuestro patrocinio”, señaló Visa en un comunicado, en el que hace referencia a su “profunda decepción y preocupación”. La marca paga US$25 millones a FIFA.

 

“Esta larga controversia ha enlodado la misión y los ideales de la FIFA y ya hemos expresado repetidamente nuestras preocupaciones sobre esas serias acusaciones”, dijo por su parte Coca-Cola, que paga unos 30 millones de dólares anuales.

 

El gigante de la comida rápida McDonald’s, que destacó que tomaba “muy seriamente” los problemas relativos a la ética y la corrupción, y consideró “muy preocupantes” las revelaciones de la justicia estadounidense.

 

Lo mismo sostuvo la cervecera belga-brasileña AB Inbev (Anheuser-Busch), otro espónsor importante del fútbol mundial a través de su marca Budweiser, que espera que “todos sus socios mantengan exigencias elevadas en materia de ética y operen de forma transparente”.

 

Ninguno de los espónsores oficiales ha sido involucrado en los escándalos, pero todos están evidentemente preocupados de que la sombra que se abate sobre la organización pueda afectar su propia reputación y las ventas de sus productos.

 

Hasta ahora los patrocinadores estaban especialmente preocupados por las acusaciones en relación al otorgamiento de la organización de la Copa del Mundo 2022 a Catar. Cinco de los mayores auspiciadores –Coca-Cola, Hyundai, Adidas, Sony y Visa– pidieron una investigación rigurosa de todo el proceso de atribución de la edición 2022 de la Copa.

 

Ya la semana pasada Coca-Cola y Visa habían expresado sus inquietudes por el trato a los cientos de miles de trabajadores extranjeros que construyen los estadios para el torneo, después de que organizaciones de derechos humanos y periodistas denunciaron sus condiciones inhumanas de trabajo.

 

El fabricante de ropa deportiva alemán Adidas, destacó, por su parte, que mantenía su apoyo financiero al fútbol, pero pedía a la FIFA que “siga poniendo en vigor y respetando normas de transparencia” en todas sus actividades.

 

En fin, la FIFA está presionada, especialmente pensando en que busca reunir US$5.000 millones para el Mundial de Rusia 2018 y que Sony, Emirates, Castrol, Johnson & Johnson y Continental, constantes auspiciadores en la Copa del Mundo, parecen estar más afuera que adentro del próximo Mundial y sólo en Brasil 2014 aportaron juntos unos US$524 millones.

 

Al parecer los candidatos para reemplazar a Sony y Emirates, los más importantes, ya estarían en negociaciones y serían Samsung y Qatar Airways.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo